jueves, 26 de febrero de 2009

¡¡Ay Mujer!!


¡AY MUJER!

¡Ay mujer, mujer! que redescubre
la pasión de su propia piel… mujer,
que al igual que pistilo en flor
aferrándose a sus óvulos… Se crece
y expande, buscando dejar la huella.
Ese estigma de color que poliniza
y fecunda el paraje de su amor.
Ay mujer, mujer, que llega del ayer
y en presente, representa, la presencia
de su ser…
Ella siente, ella vibra, y quiere ser,
cual junco a orillas del río
que baila alegre y mecido
en brazos de la suave brisa…
Que alardea de sonrisa entre oriente
y occidente, manejando a su albedrío
besos, gozos y suspiros…
Interior de sentimientos y latidos.
Y quiere ser, amapola floreciente
entre los verdes trigales, entre sol
naciente… Y quiere ser,
Aurora que luce convoca y provoca
un radiante amanecer.

¡Ay mujer,
Mujer!, que necesita el poder
de atracciones imantadas que
en fusión de hembras y varones
cual cordón umbilical; van construyendo
nido, colmena y pajar en gemelos
corazones, privados de libertad.

Raquel Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario