jueves, 26 de febrero de 2009


A SOLAS


¿Por qué lo extraño?,
¿por qué, su no presencia
me hace daño?..
Queda mi pecho compungido
Necesito su calor… Y sin el…
mi cuerpo tiene frío.
¿Que me ha dado?..
Que ya no encuentro alegría,
más que cuando llega y…
Me alborota, me provoca,
desnuda mi alma
y en secreta calma
despoja mis vestidos.
El silencio de las horas,
se convierte en mi enemigo.

Me da miedo enamorarme,
perder por él mi sentido,
que lo busque y no lo encuentre
pudriéndome en el hastío
al ver cómo indiferente,
ya no está, ya lo he perdido.
Me da temor desearle,
tomar un cuerpo que ansío.
Devorarlo entre mis sueños
Y en un nuevo amanecer,
encontrarme su vacio.
No quiero siquiera imaginarme,
que quede solo en mi recuerdo
lo mucho que lo he querido.

Me asaltan los temores después
de vislumbrar, como derrama sobre
mi, el bendito elixir de su locura.
¡Cómo me excita, cómo me incita!
Como recorrer su piel, es un viaje
de delirio y desenfreno;
¿Que haría yo después?..
Cuando sé que de amor muero
Y no lo quiero creer.

Raquel Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario