miércoles, 11 de marzo de 2009

SOMOS





Como trotamundos de la vida
vagamos por caminos inventados
a pies descalzos, a pecho descubierto.
Con las manos abiertas abrazamos,
cargamos en la mochila, sueños
gastados. Lo malo, lo bueno,
lo peor y lo mejor de un tiempo
fenecido y transitado.
Somos, peregrinos solitarios
que van de vez en cuando
usurpando en soledades,
pregonando sus carencias,
al juzgo sentenciados.
Profanando territorios que nos
son inalcanzables, rozando pieles
que son de nadie. Finas, sedosas
de tacto inigualable.
Somos pasajeros sin destino,
Corazones errantes. Paz y guerra
sublimes estandartes de desérticas
tierras, donde habita inclemente
un estrépito muro de lamentos
en un silencio constante.
Nos cansa el descanso, la parada.
Los tropiezos nos derrumban para
vernos levantados. Acusadores y
acusados, sintiendo incomprensible
los gritos y candados, mientras
los propios grilletes son fieles
aliados de la insistencia cruel
en amar y ser amados.
Vagabundos de éste, nuestro
mundo imaginado, nadamos
a contracorriente porque no
queremos, morir ahogados.
Raquel Herrero