jueves, 26 de noviembre de 2009

ROSA DE LOS VIENTOS





ROSA DE LOS VIENTOS

Seducida por el compás de aquellos versos
Con la mirada de sus ojos lacrimosa
Persiste incrédula ante la negativa
De no poder escuchar las voces interiores
De aquella, tan sutil y hermosa rosa
Rosa de los vientos que grácil y generosa
Llegaba al embeleso con ésa su candidez
Primorosamente ¡hermosa!
¿Donde quedaron aquellas voces, donde
La semilla que germina su sustento?
¿Quien pudo ser tan inhumano, quién?
Para arrancar de golpe las suaves caricias
Que tuvo entre sus manos.
Quién, como y porqué le robó de modo extraño
La suavidad de la piel.
Oh¡¡ Creador del Universo, de lo infinito y lo
Finito; dime: Qué hice yo para tener que soportar
Tanta fuga a la cruda realidad de éste, ¡mi tormento!
Fuera tal vez la fatalidad, por nacer, por crecer,
Por soñar, por vivir… tan profana y alejada
De la rosa, “mi rosa” rosa de los vientos
Porque tu sabes, sí, tu bien lo sabes;
Que yo la siento cerca mío, que yo la quiero,
Que la llevo muy adentro…
Y ahora la busco, la busco pero no la encuentro
Los versos se alejaron y queda solo el silencio
De unos ojos que derraman lacrimosos
Tan triste y doloroso ¡desencuentro!

Raquel Herrero