sábado, 9 de enero de 2010

INANIMADO





INANIMADO

En esta alcoba,
Donde tantos avatares se forjaron
Sumiéndose hoy
En la triste realidad de su quebranto
Cuando siente que las fuerzas le abandonan
Y no puede demorar más ese daño
Decide que tal vez
Sea el momento de la despedida
De no añadir más dolor a ese dolor
Que muy dentro de su ser se anida.
La ausencia,
Tal vez logre acabar esta partida
Esta batalla que comenzara
Desde el primer segundo
En el que nació a la vida.
Una retirada a tiempo
De una batalla perdida

No supo encontrar los argumentos
Que taponaran tanta herida
No supo librar batalla que mantuviese
El calor de su fuego encendido.
Se dejó quemar en una hoguera sin sentido
Ya solo quedan celajes en un desértico rio
Secos los manantiales,
Arbustos talados en un valle fenecido
Hierba pisoteada, templarios vencidos
El rumbo se ha perdido

No hay corazones de hierro
Que soporten tal derrumbe
El cielo se ha volteado en infierno,
El sol en gélido abrigo
El mar ruje bravío, virulento
La playa ya no es playa
Si no un sendero baldío
Abrupto, filoso, enmarañado,
Túnel oscuro donde quedaron
Perdidos los versos del enamorado
Y hasta el amigo escabullido
Mira ya para otro lado

Murieron los verbos ser, estar y dar

En esta alcoba vacía,
Los sueños se han encerrado
Cenegado en lo profundo
De un cerebro muy cansado
De un cuerpo que ya no es cuerpo,
Tal vez y, con mucha suerte
Un muñeco inanimado.

Raquel Herrero