lunes, 18 de octubre de 2010

PARTIR LA VIDA

PARTIR LA VIDA


Que no daría yo, que no daría

Por poder tener mi vida, partida en dos

Compartiendo sus penas y sus alegrías

Entre mis dos océanos de amor.



Poder ser la saciedad y el hambre,

La sed y el cántaro para beber

Ser la hembra, la esposa y la amante

Ser madre… entregar y poseer



Besos y caricias que me llaman cada tarde

Cálidas sonrisas, dispuestas a complacer

Miradas ocultas entre la mar y su brisa

Miradas con prisa, ansiosas de placer



Ay, que no daría yo, por ser poetisa

Derramando entre versos todo este querer

Que recorre mis venas, escondiendo misivas

Las que yo te ofrezco y no puedes ver



Partido tengo el corazón, empecinado

Batallando sin reposo, sin control

Queriendo escapar y quedar anclado

Ser presencia viva en todo lugar



Escuchen mi ruego, virtud o caridad

Cómo, partir en dos la vida…

Y, esta angustia dejar de lamentar

Miren mi desconsuelo, miren mi soledad.



Raquel Herrero