jueves, 30 de diciembre de 2010

MANOS VACIAS


MANOS VACIAS




Siento el esfuerzo temible,


De no tener otro remedio que alejarme


De esta insufrible pena que me embarga


Siento, que he de tomar distancia


De aquellos días en los qué, magnifiqué


La grandeza de un nombre y su figura;


Los soles y las sombras en aquellas amanecidas


En las qué tanto adoré a un ser, nacido


Entre espejismos claro oscuros de la Luna


Sintiendo qué


He de devolverle, su condición de humano


Junto a todos los triunfos y fracasos


Aciertos y errores, confusas y claras confesiones


Difusas madrugadas entre claros anuncios qué


A borbotones, se enarbolaban como Bandera


Regresando como golondrinas al llegar la primavera


------


Presiento qué, mis prófugas reflexiones


No son el anuncio, ni apuntalan


Marchas o despedidas sin retorno, sin salida o llegada


Intuyo que tal vez, solo sean la guía hacía esa estela


Su pequeña luz, la estrechez de su vereda, la huella


Concreta que ilumine, como relámpago sagrado


La oscura tonalidad en este desdibujado cuadro


Pincelado hasta la saciedad de arcoíris fragmentado.


--------------


Ha llegado el momento de, descrucificar al buen soldado


Sanar sus heridas, extraer cada clavo, lavar en agua clara


Los restos de la derrota, que no es tal, si se redime


Su enferma dependencia a la entrega toda.


-----


Brotarán de sus lagrimales, óvalos cristalizados


Fundiéndose en las olas de algún mar,


Para que hoy al despertar, de comienzo


Una nueva gruta y se dejen de escuchar


Murmullos y lamentos de un angosto caminar.


-----------------


Hombre,


Guardo tu nombre en mi cofre artesanal


Algunas palabras que ya no voy a pronunciar…


Hombre,


No prejuzgues esta verdad como osadía


Jamás hubo perjurio ni mentira


Sólo palabras que enmudecieron, en el cruce de la vía


Cuando elegimos marchar… con estas manos vacías


Vacías de tanto amar.






Raquel Herrero