jueves, 10 de febrero de 2011

DESDE LA SOMBRA

DESDE LA SOMBRA


Van en busca de la sombra, el perro y su amo

Va el campesino a mitad de su jornada

Con su bota de vino, su pan y su calma

Buscando el descanso, remanso para

Su cuerpo cansado

Reposa entre la hierba fresca

Bajo el altivo roble qué, por noble

Ya cumple los cien años.

Buscan la sombra los canteros

Que a destajo, bajo un sol de justicia

Rompen piedra tras piedra

Buscando, extrayendo, el noble metal

Que se oculta en sus adentros.



Es dura la vida y fatigoso el sendero

La sombra, el alivio para el jornalero

Nada sabe el hambre de soles ardiendo

Regando de sudores, hasta quebrar el aliento.



Y a la sombra, viven también los sentimientos

Esa entrega total que camina a paso lento

Para que no se escuchen quejidos o lamentos

Quedan en la sombra los cariños ciegos

Del hijo que cada día a su madre nombra

Y encuentra cama y mantel, qué lucen para él

Mientras ella, queda en la sombra.



En la sombra se quedan los besos amantes

Las caricias, los te quiero y ese aliento constante

Qué da, quien decide la ofrenda silenciosa

Porque procede y debe, enjugar las lágrimas

De los pobres, de los tristes, de los marginados

De los débiles, de los de tez morena

Y también, “Cómo no”, aquellos de rostro pálido.



Desde la sombra todo es vehemencia

Para el ser amado que prodiga su cariño

Tal vez, con un gesto, tal vez, con un guiño

Y ella, la entrega toda, la dama sin mundo

Sin horas, la diosa de los sueños, la aurora

La que nada pide y en silencio implora

Se reconforta con la fe, de que algún día

Alguien se decida a sacarla de la sombra.



Raquel Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario