miércoles, 25 de mayo de 2011

INAPELABLE

INAPELABLE


Fortuito, cruel, o inapelable y

Desatinado destino;

Que nos entrega lo que no hemos requerido

Y nos aleja, de lo más querido

A nadie si no a ti, pongo por testigo

Cuando en esta ruleta que es la vida

Nada y todo lo hace girar

Poblando de fantasmas mí camino

Enredándome entre zarzas

Que como alambre de espino

Se clavan…ahondan en la llaga;

“Vergel no requerido”



Cuanta llama, sé que se ha prendido

Cuanta fogata para poder iluminar

Este lugar, tan oscuro y sombrío

Mis manos son ahora un abierto vacío

Mi boca un volcán, que agoniza de frio

Y este cuerpo, que alguna vez

Fuera el refugio de latentes sonidos

Es hoy el eco triste, triste y lejano eco

De aquellos cuerpos ateridos

Que decidieron emigrar

Posar sus alas en otro nido



Extraña vacuidad

Que marca un tiempo retenido

Entre su alma y la intrínseca soledad

De quien lamenta tanto verso reprimido.



Raquel Herrero