martes, 3 de mayo de 2011

PERFIL DESOLADO


PERFIL DESOLADO



Desolador;


No saber cómo enfrentar esa mirada


Incapaz de hacerme comprender


De mostrarme tal y como soy sin el temor


Que tantas noches me acompaña


Le llaman locura, a la amargura posada


En un dañado corazón


Dicen que la obsesión mantiene amurallada


La razón y en esta desazón


Hasta el alma se ha sentido desolada


Tanto cuesta comprender


Que desde siempre busqué una sombra


Un árbol acogedor, un tronco de madera noble


Donde poder reposar, la fatiga de las horas


Y olvidar que tuve miedo,


Mucho miedo de los hombres, de su género


Del uso y del abuso, de quien se cree


Poderoso y justiciero, quebrantando toda norma


Que le suene a honestidad.






Y en este pueril y angosto caminar






Fueron la fuerza del cariño, los te quiero


Tú presencia, tu compañía, tu llamada


El aliento, para negarme a renunciar


Y amar la vida, creyendo que era bella,


Como bella fuera siempre esa huella


Que tú dejaste, sembrando a cado paso


Sabanas de aliento puro, aire para respirar


Pregunto ahora desde este sentimiento


Que ha nacido mantenido en este fuero






Si tú, me enseñaste la senda de la libertad


El valor que como hembra fue heredado


Si convencida sé, que puedo alzar el vuelo


Aún con estas alas llenas de zurcidos y remiendos


Si de mí, obtuviste alguna fe olvidada


Algún aplomo y coraje, para no volver a recaer


Si te he acompañado minuto a minuto


En este largo y fatigoso viaje


Y he embebido una a una


La salitre de tus lacrimales


En el intento de calmar tú padecer


Dime,


Qué es lo que te cuesta tanto comprender






En este trayecto, jamás me sentí sola


Y amaba cada caricia, depositada en tu piel


Porque se, que te llegaban, como llega cada aurora






Si ya he cumplido y mi presencia te ahoga


Queda tranquilo


Me quedo, donde siempre estuve


Por si alguna vez decides ser de nuevo


Aquél trovador…


Que hasta el alma me enamora.






Raquel Herrero