jueves, 30 de junio de 2011

¿DÓNDE?

¿DÓNDE?


¿Dónde está la luz?, ¿dónde ese camino?

que me aleje de un destino

que presiento, es alimento de esta cruz

Pergamino aleatorio de este sino,

Que ora sin devoción.



Maldita crucifixión

Que desde siempre va clavada al mismo centro

Y hundida entre mis costales

Hurga, impúdica, hasta hacerse llaga dentro

Sedimento corrosivo, agrietando un corazón.



¿Dónde, la huida desde mi extravío?

¿Dónde, la cálida noche, que calme este frío?

¿Cómo?, paralizar el mundo, cambiar el rumbo

y quedarme a solas…a solas… conmigo



No quiero recordar, lo mucho que he querido

Ni soñar con aquello, que no ha de pasar

No quiero ya luchar, con el absurdo del empeño

De nada me arrepiento; pero hoy, quiero olvidar

Olvidar, que quise alguna vez,

“sentirte mi dueño”

Obviando el desdeño

de su paso al caminar, tan cerca de mi sueños

¿Dónde, ocultar éste delirio?

Que se mantiene perpetuo

¿Dónde, comenzar la ruta,

que me aleje de lo inmenso de éste alud?



Raquel Herrero