lunes, 20 de junio de 2011

MI LEVE SONRISA


MI LEVE SONRISA


La levedad de mi sonrisa impera hoy

Tal vez aun se aferra al esperanzado adjetivo

Al verbo renegado, o al cualificado esperanto

Esperar sin desesperar

Tal vez algún día, no acabe la sonrisa convertida en llanto

• Quizás, desde algún salado mar donde fueron derramadas

• tantas lágrimas de sal;

• Llegue algún beso edulcorado

• Algún cuarto de luna plateado

• Y la triste sonrisa, deje de lamentar

• Que esta vida se vaya tan aprisa

• Sin darme otra oportunidad.

Si acaso se pudiera volver a nacer, yo pediría

Ser poro en otra piel

Comisura en otros labios

Papilas gustativas de otro ser.



Si fuera posible, trasmutar de piel

Yo sería círculo venoso, artería, materia

Brillo en otros ojos, latido de un querer

Que motivara el orgullo de lo más ambicioso

Ser parte inalienable desde este cuerpo de mujer.



No permite el decoro, extremar los gemidos

Detallar, cómo se arde de pasión en este averno

Cómo resulta delirante la llegada del invierno

Cuando el ángel se desprende de sus alas

Y queda desnudo ante mí

Para saciar mí deseo, entregándome su alma

Mientras en la contigua estancia

Velan los dioses paganos

Eros, Afrodita, Baco, Anuket, Huitaka…

Mitología, seres que el hombre ha confinado

A ser eterna leyenda de este mundo maniatado

Mi leve sonrisa, eleva su protesta

¿Mito…, terrenal…, mundano...?



Raquel Herrero