lunes, 18 de julio de 2011

SIENES DE PLATA

SIENES DE PLATA


En algún momento frente a frente

Observaremos nuestras sienes plateadas

El espejo entonces quedará a nuestra espalda

Escucharemos el trinar de algún jilguero

a la grulla grajear, cual fea urraca

Tras los ventanales, en estricto silencio

podremos escuchar, cómo nos llega el eco…

el oleaje de la mar

y ahí, recordaremos que fuimos presos libres

libres presos, del infinito verbo amar



Alguna lágrima resbalará por las mejillas

Cuando de cada capítulo

que seamos capaces de recordar

Enfrentemos nuevamente a la cordura

y locura que tuvimos…, meditando en soledad.

No habrá distancias, que rompan el camino

Ni siquiera el deseo de regresar

El tiempo pasado se cubrirá de lamento

cuando decidamos olvidar

Olvidar para vivir de nuevo

Caminando hacia la recta final



De nuestra vida toda, aún rescataremos

Un libro de memorias, de versos, de oratorias

Sonreiremos cuando capote en mano

seamos capaces de darle un requiebro

a tan singular historia

Dos bocas, se llenaran de besos

mientras se aferran cuatro manos temblorosas

Aprendimos a navegar contracorriente

Y, a contracorriente expido

Que no he de morirme sin haber cumplido

Lo que de toda nuestra vida…,

Ha quedado sin resolverse.



Raquel Herrero