viernes, 10 de agosto de 2012

INCREPAR DE LA CONCIENCIA

-->
INCREPAR  DE  LA  CONCIENCIA




Veo  pasar  el  tiempo  indiferente

en  este  tropel  de  adversidades

donde  se  esconden  las  verdades

y  parecen  triunfar

los  más  cobardes.

Hay  un  mudo  grito

que  martillea  en  su  yugo

celebérrimo  proscrito

Nadie  escucha  la  fragua

Nadie  se  acerca

a  este  fuego  oculto  de  un  eterno  rito

Alguna  ráfaga  de  cordura

penetra  en 

después  de  tanta  hartura

por  seguir  al  hombre,  al  hombre

y  sus  locuras

¿A  dónde  queda,  la  cura?

¿Dónde,  tanta  herida,  sana?

Cuando  hay  veneno  en  la  sombra

y   negrura  en  las  entrañas

¡Despierta!   estatua  de  hielo

¡Mezcla  de  arcilla  y  alambre!

Despierta  de  tu  letargo

Son  demasiados  los  besos,

los  brazos  que  no  diste  a  nadie

Son  demasiados  los  sueños

que  se  regaron  con  sangre.

Despierta,  reo  de  la  oscura  noche

Mañana…, 

puede  ser  que  sea  muy  tarde.



Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario