martes, 21 de mayo de 2013

NO ME SIGAS


NO  ME  SIGAS

 

Vi  el  mundo  ante 

a  través  de  sus  ojos.

El  gozo  gentil,  el  arrojo.

Vi,  claro  como  el  agua,

motivos  para  vivir.

Más  la  densa  niebla

de  una  oscura  noche;

La  sed  insaculada, la  oruga  vil

apegada  a  mi  sombra

se  demarcó  inexistente

y  en  su  remontada

casi,  me  vio  morir.

 

Cómo  son  los  grilletes  de  la  esclava

Qué  puntal  de  su  cerraje

se  ha  clavado  tanto  en  mí;

Que  apenas  distingo

la  oscura  morada

de  aquella  otra,  principio  del  fin.

 

Si  fueron  los  candiles  de  sus  ojos,

aquellos  que  guiaron  mi  existir;

Cómo  es  que  ahora,  ciega,

consumo  mi  quebranto

y  en  este  “esperanto”

sigo  rogando  por  ti.

 

Lamer  la  piel  herida

Surcar  el  abismo,  llorar  la  vida

son  hoy  las  secuelas,

la  potencia  del  golpe,

el  ardid  de  la  espuela.

Caballo  salvaje  que  al  jinete  patea.

Laxitud,  vacuidad,  macilenta  tarea

en  este  angosto  viaje

de  trajes  raídos,  de  rancio  equipaje

donde  cada  recuerdo,  es  un  ente  volátil.

 

Desde  su  iris  cristalino

quise  aferrarme  a  su  mundo

El  rumbo  he  perdido

No  me  sigas  pueril  vagabundo

No  me  sigas.

 

Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario