domingo, 30 de junio de 2013

PUNTO Y FINAL


PUNTO  Y  FINAL

 

Estás  cavando  mi  tumba.

Labrando  el  camino

de  rosas  y  espinas.

Elaborando;

Un  encuentro  entre  la  muerte  y  la  vida.

Desafiando  al  crepúsculo.

Dándole  fin  a  su  agonía.

 

Y  está  bien;

Que  seas  tú,  quien  labre  mi  epitafio

Quién  le  ponga  flores  a  la  última  palabra

Adiós.

Yo  te  creé  a  mi  gusto  y  medida.

Yo  hice  de  ti,  la  insigne  marioneta.

Yo  de  tus  hilos  manejé

el  principio  y  el  fin

de  ésta…  subyugante  y  viril  historieta.

 

Qué  sería  de  mí,  si  las  cuerdas  vocales

de  un  dialecto,  inventado  para  mí;

No  me  hubieran  dejado…  “malvivir”

Vivir  al  fin,

en  un  mundo  del  todo  equivocado

donde  yo,  mi  corazón  y  mi  cerebro

creyeron  en  ti.

 

Ay,  que  disloque,  que  ebriedad,  que  incordura.

Que  locura, de   esta  necia  vanidad

que  jura  y  perjura

que  fui  yo,  y  que    fuiste

¡Nuestra  razón  de  amar!

 

Se  pierden  las  palabras,

como  las  olas  se  pierden  en  la  mar.

Promesas  que  sin  sentido

daban  su  alma,  su  espíritu,  su  cuerpo

de  los  pies  a  la  cabeza…  por  volar.

 

El  nido,  de  pajas  y escoria  prometido;

No  sería  nido,  ni  cobijo  clandestino,

ni  sueño  siquiera  de  poseer  un  dueño

con  ansias  de  amar.

 

Tienes,   cubierta  mi  tumba.

Huellas  de  manos  que  extendieron  el  ojal.

Alfileres  que  se  clavaron

en  aguda  punta.

Lecho  donde  descansa,  la  exigua  vitalidad.

 

Creí  que  era  temprano

para  yacer   sin  haberte  entregado

la  fiel  textura  de  mi  piel…

La  finura  de  quien  ama

de  oriente  a  poniente.

De  noche  abrumada  y  oscura,

a  un  azul  de  amanecer  irreverente.

 

¡Mirémonos  de  frente!

 

Déjame  decirte  cara  a  cara,

que  nadie  más  que tú

merece  el  privilegio

de  matar  lo  que  consiente.

 

Desde  siempre

fue  una  lucha  desigual.

Tú,  dices  quererme.

Yo,  te  amo…más.

 

Raquel  Herrero   

No hay comentarios:

Publicar un comentario