viernes, 5 de julio de 2013

A VECES


 
A  VECES

 

A  veces  las  palabras

cruzan  la  Fontana,

se  desperezan, se  abren

al  son  de  un  sol  y  su  mañana

Son  palabras  alegres

que  juegan

Con  quien  escucha  y  se  calla

y  sonríe  en  su  algarabía

Negándole  el  paso

a  la  pena  que  aguarda.

 

Hay  otras,  letras  obsecuentes

que  toman  el  verbo

a  pie  de  la  palabra.

No  niegan,  ni  afirman;

Son  dóciles,  disciplinadas.

Rendidas  ante  la  evidencia

de  una  fuerte  marejada

que  evitan  siendo  palpable

que  no  es  a  ellas

a  quien  buscaban.

 

Después  están  las  otras.

Las  que  rujen,  las  que  braman.

Las  que  incendian  la  noche

y  derriten  madrugadas

Están  y  son  aquellas;

Qué  de  tanta  pasión  suicidan

la  boca  de  quien  les  habla…

Y  muerden  los  versos

y  se  enredan  entre  las  sábanas

y  admiten  qué,  el  onanismo

es  un  ciclo  que  reclama

nombres  sin  adjetivo;

lujurias  pernoctadas.

 

El  todo  y  la  nada,

cobran  sentido

entre  letras  que  perdieron  sus  alas.

Jaulas  de  alambre  dorado,

evitan  su  fuga,  patrón  despiadado.

 

Y  en  este  baile  de  vocablos,

de  citas  sin  sentido,

de  amores  caducados;

Se  escucha  lejana  una  campana

que  al  compás  de  un  relicario

ora  junto  a  la  dama.

Se  completa  el  ciclo,  la  plegaria.

Mientras  un  eco  afligido

en  silencio  se  derrama

“Cuánto  amor  se  ha  dirimido

entre  juglar  y  cortesana”

 

 

Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario