lunes, 22 de julio de 2013

DERECHOS DE AUTOR


 
DERECHOS  DE  AUTOR

 

No  creas  que  soy  especial

Yo,  también  he  sentido  la  rabia,  el  dolor

La  plena  y  absoluta  “insatisfacción”

La  débil  fortaleza  de  un  pájaro  herido

El  fin  de  un  camino…

 

He  sentido,  la  dulce  y  confusa  euforia,

embebida  en  el  lagar

 

Yo,  he  tomado  como  mía  la  palabra

Y  con  ella,  creado  la  senda

que  habría  de  llevarme  a  otro  lugar.

Un  mundo  perfecto,  sin  roces  ni  caídas

Un  hemisferio,  alejado  del  mal.

 

Me  propuse,  ser  parte  de  tu  piel

Encarnar  con  mis  labios  la  salida

Volverte  a  encontrar

Para  poder  sentirte  sangre  de  la  vida;

Pecho  inclinado  en  mi  costal

Caricia  de  la  noche  oscura  y  triste

Volcán,  que  ardiente,  sublimara

esta  sed  de  amar.

 

En  vano,  se  desgastaron  las  suelas,

la  hoz,  el  arco,  la  espuela;

pudieron  mucho  más.

 

Miraba  al  Cielo  infinito

Te  veía  en  cada  estrella

y  hasta  la  luna  creciente

se  hizo  amiga  cómplice,  compañera.

Para  dejar  en  ti…,  mi  huella.

 

No  soy  especial

Ni  barroca,  ni  gótica,  ni  altanera

Soy  sencillamente

harina  de  otro  costal.

 

Me  tomo  esta  licencia

cuando  todo  mi  ser,  toma  conciencia

de  lo  mucho  que  ayer  amé.

 

No  hay  camino  de  vuelta

Ni  pisadas  que  se  puedan  volver  a  recorrer.

 

Los  mismos  ojos,  perciben  otras  miradas

y  hasta  la  misma  lágrima

confunde  su  afluente,

y  se  aleja  vencida  a  favor  de  la  corriente.

 

Nada  y  todo;  es  inminente.

 

Por  segundos  la  suerte  está  echada

y  sabemos  que  la  escarcha  se  disuelve.

 

Nacerán  nuevas,  otras  madrugadas

Mientras  el  único  sol,  caldea  nuevamente

Ni    ni  yo,  habremos  de  vivir  eternamente.

 

Te  dejo,  en  tu  nido  de  amor

Mientras  yo;  hago  el  intento  de  disolverme

Apagando  el  pasado

en  las  aguas  profundas  de  otra  fuente.

 

He  de  beber,  por  no  morir  ahogada

en  brazos  de  la  penumbra

Que  al  igual  que  tú…

Ya  nada  siente.

 

Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario