sábado, 24 de agosto de 2013

INFLUENCIAS DE SABINA III


INFLUENCIAS  DE  SABINA  III

 

Hay  que  ver

Dos  miradas  de  miel

Y  a  saber, 

Quién  nos roza  la  piel

O,  nos  deja  a  un  rincón

Clavadito  cualquier  aguijón

Que  succiona  el  revés

De  aquél  tiempo  que  no  sucedió

Un  amor  para  bien

De  aquellos  que  cursan  eternos

y  soñé  alguna  vez

Dónde  tú,  recorrías  mi  ser

Y  calmabas  la  sed  de  beber

Hasta  la  última  gota  incrustada  en  la  ropa

Que  yo  te  quité

 

Tu  desnudo  perdí

En  un  regio  jardín,  escondido  por  ver

Cual  ladrón,  si  podía  arrobarte  otra  vez

Cuando  aquel  ruiseñor  se  posaba  a  tus  pies

Y  lamía  tu  dermis,  hasta  el  amanecer.

¡Oh  señor!,  que  difícil  la  vida  de  quién

Por  tus  ojos  cerró  la  cuantía  y  locura

De  un  alto  querer, 

Ignorante  pelele  y  después…a  saber

Me  dejaste  como  condición

Me  alejara  otra  vez  y  tomara  ese  tren

Que  parió  en  alguna  estación

La  rabia  y  el  dolor  y  a  caballo  montó

Mintiendo  cual  vasallo  cruel, 

Dijo  que  te  olvidó

Para  nunca  volver.

 

 

Ya  no 

Si  este  mundo  cambió  su  edición

Y  el  ratero  es  Señor

Porque  viste  corbata  y  chaqué

O,  es  que  aquél,  que  lucio  la  alpargata

Y  sus  mocos  limpió  algún  jersey

Ahora  se  desbarata,  por  una  quiniela

Que  ganaron  de  a  tres

Y  su  vida  barata,  la  escondió  en  neceser

Y  con  toda  arrogancia

Dice  que  dos  más  cuatro,  pudieran  ser  tres

Y  le  ríen  la  gracia,  mientras

Corre  el  champán  borgoñés

Que  vaya  usted  a  saber

Si  es  de  uva,  manzana  o  garnacha

Del  sobrio  Penedés.

 

Mas  aquél,

Que  tiró  de  sus  barbas

Por  aquella  ventana

Y  viste  su  cama  de  blanco  Satén

Logrará  sin  querer  esa  gloria

Y  la  fama

De  ser  hombre  de  bien

Muy  capaz,  de  sembrar  cortesanas

Que  limiten  sus  ramas

Al  pendejo  placer

De  ascender  con  su  lengua  mojada

Y  rodillas  dobladas

En  lujurias  esclavas  y  terrenos  de  hiel

Donde  siempre  amargadas

Sonreirán  otra  vez

Por  algunas  alhajas  y  ese  viejo  parné

Que  al  final  gastarán  aviejadas

En  recomponer

La  luz  en  su  mirada

 

Será  tarde  otra  vez…

Continuemos  mañana

Que  de  tanta  derrama  que  clama

Perdí  mi  lucidez.

 

Raquel   Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario