sábado, 17 de agosto de 2013

PARA QUÉ


PARA  QUÉ

Para  qué  caminar  pegadita  a  tu  sombra
Descalzos  mis  pies,  callada  mi  boca
Aguanto  el  aliento  preludio  del  miedo
Y  me  quedo  sola,  temblándome  la  voz

Para  qué,  querer  fundir  el  acero
Con  la  noble  embestidura  de  este  roble
Ambos  resistiremos
Yo…quizás  llorando,  olvidaré  tu  nombre

Para  qué,  viajar  a  soñados  paraísos
A  puestas  de  sol,  o  al  ocaso  de  este  viso
La  bravura  del  mar  no  me  valora
Y  yo  sigo  siendo  ola,  agitada  por  la  mar

Son  indivisibles  la  dadiva  y  el  vagabundo
Lo  mismo  que  los  egos  y  las  costumbres
Hoy  vi  a  un  gitanillo  ciego
Que  sin  ver,  se  acercaba  a  mi  lumbre

Así  estuve  yo,
Cegada  por  el  calor  de  un  fuego  helado
Agrietadas  mis  manos,  de  tanto  tesón
Aun  me  asombra  seguir  a  tu  lado

Será  que  aún  existe  la  humana  condición
Que  a  los  días  siempre  grises
Le  abrimos  las  fisuras,  y  rogamos
Aparezca  fulgurante  el  rayo  de  algún  sol

No  se  cumplieron  los  designios
El  aurea  mágica,  jamás  cumplió
No  se  valoraron  mis  plegarias
¿Para  qué  seguirte?
Ya  no  encuentro  una  razón.

Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario