domingo, 1 de septiembre de 2013

TODA UNA VIDA


TODA  UNA  VIDA

 

Toda  una  vida  amor;

Toda  una  vida

declarándote  mi  amor  inconfesable

y  no  te  importa  amor,

nada  te  importa

la  grandeza  de  este  amor  inmensurable.

 

No  me  dieron  alas

para  volar  hacia  tu  encuentro

Ni  dones  consagrados

por  la  efímera  belleza  de  mi  cuerpo.

 

No,  no  alcanzo a  llorarte  la  pena

A  besar  cada  oval  de  tu  lágrima

No  alcanzo  a  destronar  un  Cielo

que  entre  nosotros,  marca  la  distancia.

 

Pero,  hay  amor,  luces  encendidas,

estrellas  y  luceros.

Hay  una  noche  añorada

para  decir  que  te  quiero…

 

Mi  morada,  humilde  cómo  tantas

te  espera  en  cada  madrugada.

 

¡Sueño  con  elevar  hasta  el  alma!

Y  posarme  junto  a  ti

En  tu  lecho,  en  tu  almohada

¡Sueño!,  con  que    renaces

y  calmas  mis  penas,  mis  pesares

 

La  indiferencia  debe  de  cambiar  su  rumbo

No  me  tengas  como  esclava

Si  me  reclamas…  seré  tuya

¡¡Más  por  dios¡¡  no  vuelvas  la  mirada

 

No    de  iras  ni  de  venganzas

Sólo  te  pido

que  no  me  des  tu  espalda

 

Quiero  morir  contigo…

Pero  la  muerte  me  alcanza

Le  digo: ¡Espera!

Debo  de  cubrir  su  rostro

Llenar  de  besos  su  palabra

Ser  poesía  que  renace

En  brazos  de  la  esperanza.

 

Espera…,  dama  enlutada

Espera.

Aun  me  queda  el  bastón

para  aferrarme  a  mis  pisadas

sin  caer  en  el  olvido

de  un  canto  señorial,  de  un  trino

que  cada  vez  que  aparece;

Entierra  mi  soledad.

 

Raquel  Herrero