sábado, 14 de diciembre de 2013

DEJAR ATRÁS



DEJAR  ATRÁS

 

Si  no  ves  la  llama,

Si  no  caldea  tu  corazón, 

si  tus  manos  no  se  abren  y  cierran

en  proceso  de  amarrar, 

de  tomar  lo  que  desde  siempre

se  te  ha  entregado

sin  medidas  o  condición.

 

Si  no  ves,  que  detrás  del  espejo

se  esgrime  una  lagrima  que  sonríe,

un  cálido  abrazo,

unos  labios  que  necesitan  que  suspires.

 

Si  no  hay  nada  que  te  lleve  al  regocijo

Nada  que  amolde  tu  sentir  y  mis  sentidos;

Me  pregunto

¿Qué  hago  yo  aquí?

Aun  lozana,  inventando  un  camino

que  nos  cambie  de  rumbo.

 

¿Qué  hago  yo  aquí?

Sonrojada,  luciendo  el  escote,

desabrochando  mi  pecho  para  que  logres

profundizar  en  el  canal  de  este  derroche

que  nunca  supe  si  ha  de  llevarme

hacia  algún  lugar  donde  la  noche

conserve  impecable

el  deseo  furtivo,  el  ánimo  inhibido

por  no    qué  fantoche

que  fantasmal  acude  para  evadir  tu  nombre

y  romper  en  pedazos  este  deseo  ardiente

de  trasmutar  la  noche

y  convertir  en  fuego,  la  ebriedad  que  me  ronda

entre  las  sombras  de  tu  cuerpo  desnudo

y  mi  abanderada   pasión

de  amarnos,  como  corresponde.

 

Cerceno  esta  lejanía…

Mira,  cómo  el  delirio  se  impone

Ay,  vida,  vida  mía

Estoy  presta  a  olvidar  y  atrás  dejar

Tanta  “lobotomía”.

 

Raquel  Herrero