miércoles, 1 de enero de 2014

CAÓTICO



CAÓTICO

 

Bajo  este  cielo  gris,  plomizo,

extrañamente  irreverente

dejando  caer  sobre  mis  hombros

un  manantial  de  gotas  de  rocío

que  empapan  al  caer  heladas

sobre  este  devastado  cuerpo  mío;

Así,  llega  un  Enero

que  a  mil  años  luz  de  aquél  primero

retorna  con  su  carga

de  sombras  y  de  luces

envueltas  en  su  desvarío.

¿Qué  razón  me  asiste?

¿Qué  temple  embustero,  marca  airoso

esta  íntima  salutación  de  frío

que  recorre  las  venas  como

lo  hace  el  agua,  a  su  libre  albedrío?

 

“Destemplanza,  ahí  encuentra  su  acomodo”

 

¿Será  qué  quiere  la  ignorancia,  ignorar;

dejar  pasar  este  adviento  y  con  él

todo  sentimiento  que  pueda  hacernos  mal?

 

Se  divisa  en  el  horizonte

Un  puente  elevado  …está  tan  lejano

que  duda  mi  fortaleza  si  poderlo  alcanzar,

si  en  algún  momento  se  cumplen  las  promesas

y  vencen  los  sueños 

a  este  incierto  camino,  surrealista,  inusual.

 

Hoy  por  hoy,  las  dudas  compiten

con  mi  ecuánime  ceguera;

Esperando  un  tiempo  de  reclamos  y  de  luz.

Siempre  quise  saber  de  qué  es  capaz  el hombre

cuando  de  dentro  resurge  su  escondida  fiera.

 

¿Será  capaz  de  matar,  de  aniquilar

el  peso  oculto,  que  lleva  su  conciencia?

 

O,  algún  día  quizás,  deje  salir  de  modo  culto

A  su  ternura  infinita,  a  su  amada  caricia,

a  sus  ansias  de  paz.

Aquellas  que,  en  un  recóndito  y  maldito  ritual

quedaron  presas  de  algún  necio  fanatismo,

negándole  el  paso  a  su  propia  libertad.

 

Fuimos  amantes  de  un  angosto  paraíso

donde  asonancias  y  consonancias,  danzaban  a  la  par

¿Qué  temes  ahora,  guardián  de  lo  infinito?

No  ves  que  mi  presencia,  nunca  te  hizo  mal.

 

Raquel  Herrero