lunes, 17 de febrero de 2014

HOY MÁS QUE NUNCA


 
HOY  MÁS  QUE  NUNCA

 

Preciso  el  verbo

Hoy,  más  que  nunca

busca  en  la  palabra  su  acomodo.

Regirme  sin  normas

por  esa  forma  de  vagar  sin  rumbo

que  no    si  me  honra…

 

Hoy,  no  tengas  dudas;

Es  esta  mi  plegaria,

éste,  el  grito  de  quien  te  nombra.

La  oscuridad,  es  un  mero  pasaje.

La  penumbra,  el  rastro  de  mi  sombra.

Mis  versos  el  delirio  pasajero

de  un  mal  que  ya  no  asombra.

 

Por  una  vez,  por  una  sola  vez

me  creí  lujuriosa,  hembra,  brava,

pecaminosa.

Por  una  vez,  por  una  sola  vez

 que  olvidé  la  grandeza

de  un  minúsculo  espacio.

Aquél,  donde  mis  brazos  recogían

triunfos  y  fracasos.

De  ese  lugar  me  escapé, para  por  fin

entregarte  mis  abrazos;

Mi  sangre,  mis  aristas,  mi  piel,

mis  ojos,  mis  manos,  mi  llanto,

mi  verídico  cuerpo  de  mujer

que  jamás  estuvo  ajena

a  tus  desmayos,  a  tu  débil   razón  de  ser

porque  tu  ser,  ya  no  era  tuyo

y  embriagabas  tu  alma  en  busca  de  un  ayer

que  no  matara,  ni  hostigara

el  firme  paso  de  tus  pies.

 

Siento  que  fueron  lustros,  que

desde  el  primer  minuto  te  adoré.

Que  nunca  me  daría  por  vencida

ante  aquella  magnificencia

que  clamaba  por  volver.

 

Tan  grande  y  tan  pequeño.

Tan  noble,  tan  austero,  tan  genio.

Tan  legal,  tan  capricho  pasajero.

Tan  honrado,  tan  filial,

tan  cuerdo  y  tan  loco…

Tan  verídico  y  embustero.

Tan  heráldico,  tan  señorial,

tan  ebrio,  tan  lisonjero,

tan  dolorido,  tan  falto  de  paz.

 

Y  mirándome  en  tu  espejo

veo  mi  reflejo  de  modo  inusual.

Porque  tu  cuerpo,  no  se  asemeja  al  mío,

porque    reniegas  de  la  caridad

y  tomas  lo  que  te  entregan

como  acto  de  valor  de  un  prisionero

que  jamás  alcanzó  la  libertad.

 

Nunca  supe  muy  bien

cómo  seguirte  el  juego.

Y  en  la  penúltima  partida

mis  cartas  jugaron  mal

y  dicen,  que  te  perdí,  después

de  ser,  cordel  en  el  alero,

blonda  de  tu  extinta  libertad.

Pozo  sin  fondo,  dónde  arrogante

vertías  tu  fuero.

Pila,  escupidero,  de  tanto  grito  sin  llamar.

 

¿Quién  auxiliaba  a  quién?

Será  eternamente,  causa  de  nuestro  desvelo

¿Quién  amaba  a  quién?

Es  la  cuenta  pendiente

de  un  mundo  que  nos  mantuvo

¡Prisioneros!

 

Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario