martes, 4 de marzo de 2014

BRAVA Y VEHEMENTE

BRAVA Y VEHEMENTE Te escribo y describo, poesía desde, este alma inquieta que me guía. Por ti, la vida diera porque recíprocamente, tú, poesía me entregas tu aliento, eres como la hoja de la enredadera cubriendo cada poro, de esta cala prisionera. No, no preciso llamarte; Llegas cuando se te espera. Seduces, embriagas, floreces, me regalas tu perfume en primavera y en los grises inviernos me abrazas…, De qué otro modo caldear este frio que asola mis caderas. Llanto, lloro.- Lloro…, llanto. Este cruel silencio me desespera. Vivo, tras la sombra de los sueños y en ellos se agitan mis quimeras. Dicen, que no supe de amor, que de poco ha valido la entrega. ¡Mienten! No son vasallos de mi libertad. Decidme poetas Qué canal de la historia me llevaría a defender mi grito, mi honor, mi lealtad. He parido versos con dolor en mis entrañas, he mordido mis labios hasta verlos sangrar, he silenciado perjurios de proscritos, he visto, como moría una paloma con sus alas rotas y sus ansias de volar. Y he jurado ante dios y ante los hombres que mi brava y vehemente poesía irá conmigo a ese destino final. Raquel Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario