viernes, 4 de septiembre de 2015

LA CULTURA DEL MIEDO Hay una cultura arraigada en el hombre, o mejor dicho en el ser humano, sea hombre o mujer. La Cultura del miedo. Y es que todos, sin excepción tenemos miedos. Miedos que nos atenazan, Miedos que nos paralizan, que conviven con nosotros día tras día, Miedos a los que hacemos frente de mil y una formas. “pretendiendo” que los mismos desaparezcan de nuestra vida y nos acerquen a esa Felicidad tan perseguida, tan cercana y tan lejana a la vez. El hombre, el ser humano y su eterna lucha por un estado de bienestar que le complemente sin asumir su vulnerabilidad, su sensible armadura, su meditada compostura, creyendo que sus pasos son, esos, los adecuados, para por fin ser feliz. Pero; ¿Qué es Ser Feliz, qué autodominio ejerce sobre nosotros la palabra Felicidad que tanto anhelamos? Su existencia es tan enorme como su resistencia. Ajena a nuestros deseos se evade, elude toda responsabilidad, nos marca como sujetos que en verdad no han comprendido la evidencia de una palabra utópica cuyo cometido es invitarnos a luchar, a trabajar por ese estado de bienestar que reclamamos, pero que ni de lejos se encuentra en ese calificativo de un estado inherente del hombre, persiguiendo mientras teme el camino a recorrer tras esa utópica Felicidad. Sustento de los hombres y Mujeres que buscan desde el principio de la vida un halo de libertad donde nadie merodee en la intimidad de sus espacios, donde no primen más que sus deseos, donde cualquier mentira o falsedad se vuelva coherente y verdadera, donde cada deseo reprimido se convierta por arte de magia en una realidad. La actitud ante ese miedo, ante esos temores, dirige nuestras vidas sin que apenas nos percatemos de su poderío. Por ese ente circundante en nuestra existencia somos capaces de los actos más inverosímiles. Pretendemos por esa cultura tan arraigada que de forma temeraria nuestro miedo se vaya, desaparezca cuando infundimos miedo en otro semejante. Creemos de forma errónea que nuestro poderío, rebajando al otro, nos permitirá alejarnos a su vez de nuestros fantasmas, de nuestros espectros, de nuestros demonios interiores, aquellos que en algún momento de la vida otros nos cedieron con la nada loable intención de salvarse a sí mismos. Con esa misma Cultura, las personas débiles, las personas vulnerables, se humillan, se rebajan, se dejan hacer, porque temen que de no hacerlo, perderán la estima, el cariño, o el amor de los otros. Paradoja de un destino… Temo perder y por ello estoy dispuesto a no tener… Y ese miedo que nos paraliza, que nos deja indefensos, que nos hacen caminar torcido Es el reflejo de una enseñanza permisiva que jamás dejará un rastro positivo en los seres humanos. El miedo es aquella coraza que de manera subversiva nos condiciona, nos arrastra. Desaprender lo aprendido quizás nos lleve algún día, a: ¡Vivir sin Miedo! Raquel Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario