martes, 6 de septiembre de 2016

SER Y NO SER

SER  Y  NO  SER

Algún  día  será  eco  del  silencio
Fin  de  la  desgarradura
Plantel  vacuo  de  esta  tristeza  que  embarga
cualquier  solicitud  de  complacencia.
Algún  día  la  ciencia  encontrará  a  buen  seguro
la  alquimia  perfecta
para  adentrarse  en  la  memoria  y  borrar
cualquier  historia  terminada 
que  se  acople  en  la  voz  de  la  conciencia.
Algún  día  el  corazón  quebrantado
obtendrá  la  sutura  que  hoy  no  cicatriza
Los  verbos  crecerán  significantes
dejando  pasado  y  presente  en  el  averno.
Allá  donde  dicen  se  agitan  las  maldades
hasta  hacerse  ceniza  y  semilla  después
de  un  tiempo  nuevo.
Algún  día  la  temida  vejez
ha  de  llegar  a  nuestro  encuentro
Tal  vez  sea  entonces  que  olvidemos
y  sane  la  herida  y  se  escabulla  este  miedo
y  la  paz  de  una  vida  finiquitada
deje  solo  en  nuestra  mente
lo  mejor  de  los  recuerdos.
Esos  que  ahora  se  agolpan  en  mi  pensamiento
y  duelen  mientras  sonríen
y  lloran  sin  un  lamento.
Esos,  que  no  permiten  apartarse  del  camino,
que  acongojados  pululan  ebrios
en  esta  orbita  terrestre  que  hace  lustros
Confina  a  sus  vetustos  herederos.

Ser  y  no  ser…,  ahí  queda  la  clave
de  tanto  sufrimiento.


Raquel  Herrero