martes, 6 de septiembre de 2016

UN ADIOS DE POETA

UN  ADIOS  DE  POETA

Lo  veo  morir  y  me  estremece
su  pasiva  actitud
Su  pulcritud,  negando  su  presencia
indemne
bajado  de  la  cruz.
Lo  veo  morir  y  ya  no  sé  si  duele
o,  es  lastimero  este  reguero
de  sombras  y  de  luz.

Qué  pasó,  qué  fue  de  aquel  bardo  poeta
de  su  humana  senectud
Le  cerró  la  puerta  a  la  vehemencia
Clavó  puñales  en  lo  más  profundo
de  un  alud
Rastrero,  cobarde  y  justiciero
Mató  a  traición  hasta  su  ego
No  supo  medir  lo  intempestivo 
de  su  acritud.

Lo  veo  morir  y  no  lo  reconozco  en  este  duelo
Ignoro  qué  extraño  ser  infranqueable
se  ha  quedado  ahí
En  un  féretro  de  agudas  espinas
de  hierro  filoso
que  permite  que  sangren  estos  ojos
cuya  infinita  ternura
ha  tocado  a  su  fin.

Si  es  verdad  que  el  tiempo  todo  cura
Si  es  verdad  que  aquél  delirio  fue  locura
Si  existe  la  esperanza  ante  la  duda
No  ha  de  quemarme  su  lava
En  lo  abrupto  de  su  volcán.

Comienza  pues  el  principio  del  fin
en  este  duelo
preciso  y  notorio, enlutado  y  servil.
Un  adiós  pernoctado  ya  sin  pena  ni  gloria
un  adiós  que  redime  esta  pena  causal
por  un  poeta  moribundo
que  alguna  vez  fue  leal.


Raquel  Herrero