lunes, 26 de septiembre de 2016

VIENTO ENAJENADO



VIENTO  ENAJENADO

Me  pregunto  qué  se  espera  de  mi
ahora  que  el  incendio  lo  ha  arrasado,
ahora  que  tan  solo  las  cenizas
emiten  chispeantes  una  muerte  anunciada,
un  declive, un  terraplén  directo  a  los infiernos.
Averno  abrasivo  que  yaga  la  piel. 

Me  pregunto,  dónde  queda  el  ayer
para  creer  aun  en  la  presencia omnipotente
revertida  en  una  sombra  vana,  tan  ufana
que  niega  ser  reflejo  de  la  nada,  ostentando
finura,  siendo  tosco  alfiler.

Irreverente,  le  niega  el  adiós  a  la  bravura
o,  tal  vez  sea  que  la  cordura  se  olvidó  de  él
y  campa  su  delirio  en  contrabando,
aferrando  ido,  los  hilos  de  un  ayer
¡Oh!  Señor  de  lo  infinito,  cuanta  demencia
se  amaga  en  nuestro  finito  ser.

¿Porqué  regresas,  para  no  volver?
Si  el  camino  transitado  da  paso  a  la  vejez;
Cómo  ha  de  ser  esa  muerte  prematura
que  grita,  sufre,  llora,  se  acongoja
y  ríe  estrepitosa  sin  saber  cómo
ni  porqué.


Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario