domingo, 16 de octubre de 2016

ABISMO Y NECEDAD


ABISMO  Y  NECEDAD

A  ti, 
que  caminas  como  ebrio  entre  las  sombras.
Cabizbajo,  suplicante,  adolorido,  intransmutable.
A  ti, 
que  dejaste  bajo  la  suela  las  heridas  de  los  otros
sin  apenas  siquiera  notar  la  pena  de  haber  perdido
un  tiempo  tan  leal.
A  ti, 
que  imaginas  ser  la  unicidad  de  los  temblores.
Ser  el  óseo  elemento  donde  acaban  y  comienzan
el  dolor  y  los  rencores.
A  ti, 
protagonista  de  las  más  bajas  acciones;
Consumista  de  un  mundo  que  ya  sin  emociones
causa  la ruptura  entre  delirio  y  locura,
negándole  al  instinto  febril  toda  cábala
que  aun  se posicione.
A  ti, 
cuyo  orgullo  te  arrastra  a  las  tinieblas,
a  esa  justiciera  soledad  que  ha  sido  impuesta
por  un  necio  sentido  de  valentía  falaz.

¡Ni  un  paso  atrás!
Así  muera  en  mi  sutil  majadería  y  encuentre
mi  nombre  en  la  solapa  de  un  disfraz.

Así  van  tus  pasos  por  la  vida…  explayada  de  mentiras
que  aun  perduran  en  ti,  como  verdad.

A  ti, 
que  me  rompes  el  alma,  que  me  humillas
que  pretendes  no  vea  la  luz,  tras  esa  oscuridad.
A  ti, 
que  lástimas  mi  credo  y  embargas  mi  ego
queriendo  destruir  mi  nacida  humanidad.

A  ti  te  digo:
Dejo  en  este  pliego,  esta  lástima  veraz.
No  te  condeno,  ni  te  juzgo,  ni  de  ti  reniego
El  cuerpo  enfermo  puede  sanar…
Y  es  así  que  lo  siento  y,  presiento
estar  al  borde  de  un  abismo  que  no  me  engullirá.


Raquel  Herrero