jueves, 27 de octubre de 2016

QUÉ PASARÁ MAÑANA


QUÉ  PASARÁ  MAÑANA

Qué  pasará  mañana
Cuando  desnudemos  el  alma
Y  dejemos  abierta  la  servidumbre  que  nos  llama
a  gritos,  casi  siempre  silenciosos.
A  gritos,  desesperados,  cubiertos  de  enojo.
A  gritos,  rogándole  fidelidad  a  las  quimeras
y  qué,  en  esa  ensoñación
la  lengua  filosa  y  fiera
calle…y  no  lastime  más  al  corazón.
Qué  pasará  mañana
si  no  alcanzamos  el  extremo  de  la  hoguera.
Si  este  fuego  que  nos  quema,  hace  aguas
y  se  derrama como  amante  traicionera.
Qué  pasará  mañana
si  no  puedo  definirte,  si  no  encuentro  la  respuesta
a,  esta  noche,  apagada,  triste;
Si  no  puedo  presentar  tus  credenciales,
Si  desde  añares,  el  verbo  se  conjuga  entre  la  fuga
sin  presente,  sin  futuro,  ni  pasado  indefinido;
Triste…,  de  nuevo  triste  y  oscuro.
¡Ay!,  qué  pasará  mañana
si  las  lágrimas  inundan  el  camino
si  a  marchas  forzadas  nos  empuja  el  destino.
Será  que  no  somos  nada
entre  lo  terreno  y  lo  divino.
Será  que  nacimos  para  gozar  un  lapso  breve
y  después  ser  apenas  partículas 
de  un  mundo  florecido,
donde  brota  y  resiste,  donde  nace  y  persiste
la  belleza  eterna  de  un  espacio  natural;
vestido  ahora,  de  ocres,  verdes,  azules  y  grises.
Qué  pasará  mañana
si  este  amor  negado  e  insurgente
Cual  si  fuera  raíz…  resiste


Raquel  Herrero