miércoles, 26 de abril de 2017

A veces perderse entre las letras resulta necesario…




No,  ya  no  me  llama,  escribirle  al  amor  en  su  agonía
en  esa  súplica  perenne,  en  su  constante  mentira.
No,  ya  no  me  llama  el  sufrimiento,  ni  el  cruel  tormento
padecido  por  ese  lance  feroz  de  aquel  que  nunca  quiso
saber  de  lealtades  ante  un  inmenso  amor.

No  seré  yo  quien  desgarre  vestiduras,  ni  voltee  esa  locura
de  amarrar  a  un  Ruiseñor  que  ante  las  dudas
dejaste  encadenado,  pernoctando  en  su  prisión,
agitando  sus  alas  dolorosas,  víctimas  de  una  traición.

No,  no  seré  yo,  quien  espere  de  perdones  acerados
que  mancillaron  nombres  sin  ninguna  compasión.
Las  heridas  profundas  que  ya  se  han  desangrado
no  permiten  la  huida,  ni  el  olvido,  ni  la  falsa  concesión.

Hay  un  grito  inexplicable,  un  quejido,  un  cruel  aguijón
clavado  en  el  alma  de  quien  ama,  tan  solo  ama
y  tan  solo  reclamaba  un  pedacito  de  amor…

No,  ya  no  me  llama,  describir  fidedigna  su  piel  nacarada,
sus  senos  erectos  y,  esa  almohada  humedecida  de  tanto
deseo  y  de  tanta  lágrima.
Ya  no  me  llama  ese  recorrer  los  tajos  en  arroyos  nacientes
impregnados  de  vigilia…  noches  de  lujuria  viva  y  ardiente.

No,  ya  no  me  llama  ser  pasto  de  las  llamas;
ni  subir  a  campanarios  rogando  escuches  mi  llamada.

Mil  veces  perdida  en  laberintos,  mil  veces  añorada.
Mil  veces  te  hablaron  mis  ojos,  mil  veces  tu  mirar  callaba.

He  trasformado  la  jauría  de  tus  nombres
en  dársena  fortificada,  donde  solo  fondeará  mi  espejo,
mi  cuerpo  desnudo  y  mi  alma  liberadas.


Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario