martes, 2 de mayo de 2017

VISITAS INESPERADAS



VISITAS  INESPERADAS

Visitas  inesperadas…  Ella  se  encontraba  en  la  casa  junto  a  su  madre  y  alguno  de  sus  hermanos.  De  pronto  una  llamada  a  la  puerta  de  la  casa,  le  hizo  levantarse  del  incomodo  sillón  y  abrir  la  puerta.  Aparecía  de  improviso  otro  hermano  ya  emancipado  y  felizmente  casado.  Ella,  su  cuñada,  no  estaba;  sin  embargo  el  hermano  no  llegaba  solo…  Uno,  dos,  tres  jovencitos,  casi  niños  lo  acompañaban.  Eran  los  hijos  de  otra  mujer,  de  la  mujer  con  la  que  el  hermano  fiel  y  feliz,  convivía…  a  saber  desde  cuando  ni  porqué.  Allí  estaba  presentando  a  una  parte  de  su  nueva  familia.
La  madre  de  todos,  también  de  ella,  no  parecía  estar  muy  asombrada,  ninguna  pregunta,  ningún  gesto  de  acritud,  aceptación  total  ante  aquella  situación  anómala.
En  esa  algarabía,  de  nuevo  sonaba  el  timbre  de  la  casa  que  por  cierto  hubo  de  sonar  varias  veces  hasta  ser  escuchado.
Esta  vez  sería  la  propia  Madre,  quien  abriera  la  puerta  y  diese  entrada  a  un  completo  desconocido  para  ella.  Pero  lo  dejó  pasar…,  llegaba  de  visita  para  ver  a  su  hija,  a  Claudia.
Como  uno  más  de  la  familia,  se  acomodaba  en  el  sillón,  esperando  a  que  Claudia  apareciera  en  El  Salón.  Mientras  lo  hacía,  la  Dueña  y  Señora  Madre  preguntaba  con  cierto  tono  entre  curioso  y  desconfiado…  ¿Quién  eres,  de  dónde  vienes?  Llego  de  muy  lejos  Señora...  ya,  pero…¿Quién  eres?  Soy  el  Espíritu  Santo… 
No  se  escuchó  ni  una  palabra  más…  Entraba  en  el  salón  Claudia,  avisada  por  algún  hermano  de  los  que  allí  se  encontraban.
Al  pronto,  Claudia  no  le  reconoció,  habían  pasado  algunos  años  desde  su  último  encuentro  en  el  que  se  despedían  quizás  para  siempre.  La  extrañeza  fue  momentánea…  Rápidamente  Claudia  conoció  al  hombre  que  tanto  hubo  significado  para  ella  en  otros  tiempos.  Estaba  cambiado,  sí,  ciertamente  cambiado…
Qué  haces  aquí,  le  preguntó  ella…y  sin  esperar  respuesta  le  dijo,  <vámonos,  salgamos  de  aquí>  No  se  cómo  mi  Madre  no  te  ha  reconocido,  ¿quién  le  dijiste  que  eras?
Una  sonrisa  iluminó  su  rostro  ante  la  pregunta  de  Claudia  y  seguidamente  llegó  la  respuesta…Le  dije  que  era  “El  Espíritu  Santo”…
Claudia  despertó  de  su  siesta  liviana…  Miró  a  su  alrededor,  no  había  un  alma…tímidamente  esbozó  un  sonrisa.

Raquel  Herrero  

No hay comentarios:

Publicar un comentario