martes, 6 de junio de 2017

SIBILANCIAS



SIBILANCIAS

Tan  querido  y  tan  lejano
Tan  obvio  el  amor  que  embelesa
y  se  mantiene  presa  de  un  destino  falaz
Qué  hacer  cuando  es  groso  el  reclamo
y  otro  amor  esclavo  le  obliga  a  soñar
Sin  tiempo,  sin  latitud,  sin  aspereza
Tan  solo  con  el  alma  envido  y  presa
esperando  lo  que  nunca  volverá
Cuánto  amor  se  ha  perdido  en  la  contienda
Cuanto  beso  furtivo  se  ha  negado  a  besar
Aun  sabiendo  que  un  rictus  de  labios
humedece  la  piel  que  procrea
Que  unos  senos  amamantan  la  herida
y  en  esa  mezcolanza,  se  oculta  su  disfraz
Se  debate  el  querer  en su  agonía
Se  rebela,  se  impone,  se  niega
Se  llora  como  al  duelo  de  la  morgue
Se  impone  la  ceguera  por  no  mirar  atrás
¡Ay!,  hombre,  varón  que  se  enfrenta  como  fiera
Que  huye  del  mal  que  han  provocado
quizás,  su  elevada  voluntad  y  su  soberbia
Déjalo  estar…,  no  le  pongas  más  candados  a  esa  reja
Calma  esa  furia,  escucha  la  sibilancia
de  aquella  que  dices  querer  sin  igual
No  permitas  que  agonicen
esas  tus  ansias  de  amar.


Raquel  Herrero