viernes, 27 de febrero de 2009

DELIRIOS


Delirios

Que amargo sabor de labios
cuando queriendo besarle,
se usurpan bocas ajenas,
tan solo por encontrarle.
Que frío, siente la piel
cuando busca las caricias
en manos del extravío,
creyendo que son de él.
Que poder imaginario
acrecentando latidos,
degustando en cada poro
el jugo de sus fluidos.
Que delirio inexplicable;
El orgasmo se ha cumplido.
Eras tú quien penetraba
Y era él… al lado mío.
Raquel Herrero