viernes, 15 de marzo de 2019

POEMAS Y RAZONES VOLUMEN II

POEMAS Y RAZONES VOLUMENII

ÝA  A  LA  VENTA  EN  AMAZON

https://www.amazon.es/Poemas-y-razones-volumen-I/

POEMAS Y RAZONES V I

POEMAS Y RAZONES VOLUMEN II

YA  A  LA  VENTA  EN  AMAZON

https://www.amazon.es/Poemas-y-razones-volumen-II/dp/8417768610/ref=sr_1_2?s=books&ie=UTF8&qid=1552690529&sr=1-2&keywords=Poemas++y++razones

lunes, 11 de marzo de 2019



VENGO
Vengo  de  la  herencia  perdida,
de  la  última  generación
que  lleva  su  apellido.
Vengo  de  un  útero  distendido,
donde  ya  otros  pasaron,
dejando  lastimaduras
en  lo  más  íntimo  de  su  abrigo.

Y  vengo  por  certeza;
A  ser  la  cara  y  la  cruz
de  un  tiempo  que  quedó
como  testigo.
A  honrar  su  nombre.
Nombre  de  mujer
que  me  entregó  la  llave
de  un  caminar  sin  destino.

“Vivir”…,  me  dijo
Esa  es  la  senda,  ése,  el  camino.
Y  hoy  desconozco
si  a  vivir  me  obligo,
o  cumplo  algún  pacto
que  me  atrapa, 
hacia  lo  desconocido.

Si  acaso  sea  la  indiferencia,
el  motor  que  ronda  mi  existir
o  sea  este  vagar  con  la  prudencia;
Lamiendo  silencios
que  no  parecen  tener  fin.

Ya  no  me  pregunto
de  dónde  vengo.
Ni  el  porqué  de  esta  lucha
sin  sentido.
¡Soy  el  garante  de  mi  vida!
Pero…  ¿qué  de  la  vida  obtengo?

Vengo,
de  enfrentarme  al  delirio,
de  asumir  tanto  miedo.
Del  dolor  que  me  provoca
que  no  se  comprenda
éste  ansia  que  parece  perpetuo.

Vengo,
de  rogarle  a  los  vientos
determinen  hacia  quién  y  hacia  dónde
puedo  elevar  amantes;
Estos  brazos  tan  vacíos.

Raquel  Herrero

Por fin llegaron los libros. Poemas y Razones Volumen I y Volumen II. La primera dedicatoria fue para ella. Ojalá que quienes se animen a leer mi trayectoria poética lo disfrute tanto como yo he disfrutado y lo sigo haciendo entre mis letras. Gracias por estar ahí, por todo ese aliento que me ha dado tanta fuerza para continuar. Sin vosotros todo esto dejaría de tener sentido. Gracias, un millón de gracias.

domingo, 24 de febrero de 2019

Les comparto, la presentación del libro: "Mi arbolito" de Juan Antonio Pellicer, al que tuve el placer de poder asistir. El libro en 
su contenido es una pequeña obra de arte con ilustraciónes fotograficas del propio autor. Ni que decir tiene que sus versos son una verdadera delicia para aquellos que gustan de su lectura. Sensible y humano. Muy recomendable. Enhorabuena amigo¡¡





miércoles, 13 de febrero de 2019

POEMAS  Y  RAZONES  Volumen I y  Volumen II

Con orgullo y humildad. Aquí está mi obra, "POEMAS Y RAZONES", de la que espero disfruten quienes tengan a bien su lectura.
La portada es un hermoso collage que mi amiga Karyn Huberman tuvo el generoso gesto de hacer para mí.
Gracias por seguir mis letras¡¡


lunes, 28 de enero de 2019


ESCRIBIR,  ESCRIBIR…

Escribir,  escribir,  escribir…
Borronear  el  lienzo,  contonearse
sobre  el  papel,  blanco,  mojado,
regado  de  fantasmas,  de  tristezas
y  de  llantos
Escribir,  escribir,  escribir…
Pasar  la  vida,  sin  dar  un  paso.
Sintiendo,  gozando,  debatiendo,
acostumbrando  a  la  piel
a  caricias  soñadas  o  robadas, 
o  recién  paridas,
caricia  al  fin.


Ante  los  ojos
danza  la  pluma
rebatiendo  la  compostura,
esa  figura  ingrata  que  siempre  augura
penar,  pagar…
Escribir,  escribir… poseído  por  algún  dintel
que  nos  marca  la  piel,  que  nos  vuelve
ramaje  de  un  altivo  roble  en  este  vaivén.
Locura  cuerda  de  nuestro  ser.

Estima  que  nos  pertenece,  manos  que
se  aferran  a  otras  manos.
Uñas  que  clavan  su  porqué.
Escribir,  al  infinito,  a  la  gloría
a  esa  necedad  de  la  memoria
que  a  menudo  olvida  que  nada  somos
sin  este  pincel;
Lienzo  lacrado,  paraíso,  pies  descalzos
que  se  aferran  a  este  piso  desolado.
Tristeza  gris,  de  la  que  huimos 
en  vuelos  descarados.
Nada  es  eterno, 
excepto  el  tiempo  que  perdura
a  pesar  de  esta  locura 
que  nos  confina,  a  perderlo
sin  determinado  fin.

Escribir,  escribir…
palabras  que  dejaron  de  existir
por  otras  que  negaron  su  presencia
y  fue  la  ausencia  la  que  rogó  clemencia
por  ti,  por  mi,
por  la  palabra  rota,  de  amante  infiel
que  huyó  de  mí.

Ay,  cómo  quisiera
escribir,  escribir,  escribir…
lo  que  callo  desde  hace  tiempo
sabiendo  que  mi  legado,
queda  tras morir.

Raquel  Herrero

sábado, 26 de enero de 2019


REFLEXIÓN


¡Ahora,  Julen  para  nosotros  es  un  minero  más,  y  ningún  minero  “se  queda  dentro”!
Esta  fue  la  misiva,  las  palabras  pronunciadas  por  uno  de  los  mineros  que  con  todo  el  coraje,  toda  la  fuerza,  toda  la  esperanza  y  todo  el  corazón  acometieron  junto  a:  Guardia  Civil,  Bomberos,  Protección  Civil,  Ingenieros,  Sanitarios,  Psicólogos,  Gruistas  población  Civil  y  demás  personal  especializado  y  humano,  la  difícil  tarea  de  salvar  a  Julen,  de  sacarlo  de  ese  pozo  donde  había  quedado  sumergido  su  pequeño  ser.
Ni  una  mala  palabra,  ni  un  mal  gesto,  ni  una  sola  queja  o  demostración  de  fatiga,  cansancio…todos  a  una  con  la  moral  alta  y  toda  su  energía  puesta  en  un  trabajo  de  alto  riesgo  donde  hasta  la  propia  vida  estaba  en  juego.  El  tiempo  les  jugaba  en  contra  por  ello  ni  el  más  mínimo  pensamiento  de  duda.  De  día  y  de  noche  sin  parar  con  la  única  mira  de  entregar  a  sus  padres  aquel  niño  que  previsiblemente  estaba  sufriendo  atrapado  en  aquel  pozo  largo,  desigual,  sinuoso.
Los  medios  informativos  de  todo  el  Pais  y  hasta  de  medio  mundo,  informando  minuto  a  minuto  de  las  vicisitudes  de  un  rescate  de  características  inusuales  y  con  mucho  riesgo.
El  portavoz  de  la  Guardia  Civil,   contaba  en  una  de  sus  comparecencias  lo  que  iba  sucediendo:  ¡La  montaña  manda!,  y  la  montaña  no  parece  querer  ser  nuestra  aliada  en  el  rescate  de  Julen…pero  de  aquí  no  se  mueve  nadie  hasta  que  Julen  no  aparezca  y  podamos  devolvérselo  a  sus  padres,  a  su  familia.
Hoy,  26  de  Enero  de  2019,  tras  13  días  de  lucha  sin  descanso,  se  cumple  esa  promesa  que  por  desgracia  no  obtiene  el  desenlace  deseado.
Julen  es  sacado  de  ese  pozo  profundo  ya  sin  vida.
Mas  de  300  personas  implicadas  en  su  rescate  lloran  hoy  tan  triste  final,  después  de  tanta  lucha  sin  cuartel
Por  todo  ello,  mi  tristeza  y  la  de  millones  de  personas  que  se  unen  al  dolor  de  la  familia  y  de  unos  padres  rotos,  abatidos,  desolados,  sin  consuelo,  pero  arropados  por  un  ingente  numero  de  personas  que  se  conduelen  de  la  desgracia.
De  todo  ello  me  queda  esta  reflexión  personal,  donde  analizo  el  comportamiento  humano  ante  la  desgracia  y  observo  emocionada  el  valor,  la  generosidad, la  humildad,  la  entrega,  la  solidaridad,  el  amor  que  somos  capaces  de  dar  sin  pedir  nada  a  cambio.
Y  quiero  creer  que  todo  ello  está  intrínseco  en  el  ser  humano,  creo  que  en  muchas  ocasiones  ponemos  una  coraza  a  nuestra  sensibilidad  o  demostración  humana  tan  sólo  para  protegernos  de  aquellos  que  nos  puedan  ver  cómo  seres  débiles  o  vulnerables.  De  aquellos  que  esa  misma  razón  puedan  en  un  momento  dado  hacernos  algún  daño.  Y  es  triste  caminar  por  la  vida  con  una  coraza  que  impide  a  los  demás  y  a  nosotros  mismos  mostrarnos  como  seres  sociales,  sensibles,  generosos,  agradecidos,  humanos.
Gracias  a  todos
Pequeño  Julen,  Descansa  en  paz.

Raquel  Herrero


viernes, 18 de enero de 2019




A  VECES  MENTIR

A  veces  mentir  tiene  matices
razones  que  no  entiende  la  razón,
quejidos  que  dejaron  cicatrices
burladas  con  amargo sin  sabor.

A  veces  mentir  deja  secuelas
que  no  ha  de  obviar  quien  mintió
porque  sabe  de  verdades  que  envenenan
que  contadas  provocan  gran  dolor.

Quién  no  ruega  una  mentira
ante  el  ingrato  desamor 
o,  la  evidencia  de  una  quiebra
o,  el  desconsuelo  por  aquel  que  feneció.

Más   dime  la  verdad  aunque  me  duela.
Permíteme  que  elija  mi  aflicción.
Vengo  de  amarguras  viejas,  reticentes,
ya  nada  es  novedoso  en  mi  rincón.

A  veces  mentir  no  es  suficiente
ni  escabullir  la  culpa  te  libra  del  error.
También  los  escudos  se  atraviesan,
también  vaga  roto  el  corazón.

Verdades  y  mentiras  nos  condenan.
Mentiras  y  verdades  van  al  son.
En  esta  vida  loca  de  quimeras
mis  ojos  cansados  no  perciben  tu  don.

Sí,  ya  se  que  mentir  tiene  matices,
razones  que  no  entiende  la  razón.

Raquel  Herrero

lunes, 14 de enero de 2019





Algo  en  este  Enero  que  retoña
me  sabe  a  destino  ciego.
A  desasosiego,  a  nulas  certezas,
a,  coma  y  punto.  Incluso  a  veces
a  punto  y  final.
Será  este  mes  quizás,
qué  por  ser  el  primero
no  deja  secuelas  de  aquello  que  vendrá.

Recién  se  abrieron  las  puertas  de  la  escuela.
Recién  anochece  y  termina  un  día  más.
Y  en  un  amanecer  irreverente,
volveré  a  querer  sentirte  frente  a  frente
así  me  cuentes la  misma  historia
una  y  otra  vez  más.

Pero    que  espero  algo  diferente.
Que  insumisa  y  aguerrida
me  encuentres  sin  hablar.
Que,   entre  tu  torso  desnudo  y  éste
mi  pecho  ardiente,  no  respire  el  viento
de  tanta  costura  sin  remate  final.

Tal  vez  la  premisa  de  nuevas  estaciones
encuentre  las  razones  dando  gula
a  tanta  veracidad.

Porque  busco  mi  sino  en  un  mismo  camino
y  en  aquella  vereda,  mi  guía  y  mi  paz.

No  le  temo  a  la  servil  condena
ni  a  estas  cadenas  de  rudo  metal.
Si  en  un  mismo  Cielo,  brillan  las  estrellas,
búscame  desde  la  huella
que  te  ha  dejado  este  soñar.

Aun  es  infinito  el  amor  que  me  queda
y  Enero  retoña…  poeta  del  mar.

Raquel  Herrero 

miércoles, 2 de enero de 2019


INTERMINABLE
Mírame,
no  veas  en  mis  ojos  la  lucha  de  la  vida
ni  esta  triste  figura  que  alguna  vez  delira.
Mírame  en  la  distancia,  en  las  causas  perdidas,
en  el  frío  invernal,  en  la  paz  contenida.
Mírame  en  el  arrojo,  en  la  llaga  y  herida,
en  el  flácido  sonrojo,  en  la  eterna  agonía.
Mírame  en  los  sueños,  donde  no  hubo  dueño,
en  aquellas  ilusiones  cedidas  a  la  pasión.
Mírame  en  las  manos  de  cansancio,  adoloridas
y  en  esa  espalda  regía  que  algún  tablón  dobló.
Mírame  en  la  lágrima  que  a  hurtadillas  escondía
y  en  aquel  vientre  voluptuoso  que  a  la  zaga  te  llevó.
Mírame,
no  veas  en  mi  boca,  sonrisas  amañadas
ni  gemidos  lacerantes,  ni  muecas  de  dolor.
Mírame  de  frente  con  el  alma  expandida;
Comprenderás  entonces  el  fruto  que  germina
por  un  amor  de  Madre  tendido  e  interminable.
No  midas  la  carga  de  quien  más  te  amó.

Raquel  Herrero