viernes, 20 de marzo de 2009




Provocada mutación

Poseída, demente, tal vez loca,
me estoy mordiendo las ganas
de acercarme hasta tu boca...
De saborear tus labios,
de comerte a besos,
de voltear fluidos
de jugosos filamentos.

Poseída, demente y loca,
me estoy guardando la gana
de robarte, cual ladrona...
para esconderte en mi cama;
Encadenarte a mi pecho y
amamantar cual leona las
ansias de tu sexo.

Y es que me quita el sentido,
tus ojos amarronados, tu porte,
porteño, el cálido ensueño de
sentirte como el dueño
de este cuerpo alborotado,
tembloroso, febril, anhelante,
que en el alma se ha quedado.

Y en este mi desvarío
olvidarme de la dama
que por serlo se ha perdido
el encuentro con la llama
de dos cuerpos encendidos.
Y en este momento, solo mío
gozar el instante de tu desafío.

Dejar que tus manos, paseen
por mi vientre, que opriman
consistentes, mis nalgas y
mi cintura, arqueando movimientos
en abierta cobertura.
Que en tornándose duna,
forma y empuja al viento
a penetrar virulento, derramando
afluentes de torrentes nacarados,
de estallidos que provocan,
el éxtasis,
de una sonrisa placentera
por haber gozado una vez más,
de su posible y real quimera.

Raquel Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario