sábado, 25 de abril de 2009

AMIGO





Amigo,
Cuanto me cuesta seguir este camino
La profunda soledad, impuesta por el destino
Este vacio, tan difícil de llenar…
Ahora se, lo que siente el desvalido
Al volver la vista atrás y recordar un
Tiempo de sonrisas y de abrigo.
Un Sol radiante testigo de la amistad.
Duele recordar, el tiempo de angustias
Y desespero, el tiempo que yo creía
No volver a comenzar.

Pero amigo;
Hay algo que me duele mucho más

Recién comienzo a comprender
Que te fuiste despojando de ropajes,
Hasta quedar desnudo, a pura piel
Y lo hiciste por entregarme un equipaje
Que tú jamás te atreviste a poner
Aunque sintieras escalofrío, o fueras
Incomprendido, por un entorno
Querido, que te privaba de la esencia
De tu ser.
Decidiste, convertirte en prisionero
Entregándome las alas de quien no
Supo volar…
Ángel caído del Cielo, al que yo quisiera
Volver a levantar.
Y no se como, amigo mío…
Si yo pudiera mutar de piel,
Penetrar en tus entrañas y devolver
Todo lo que me entregaste, todo
Lo que me llevé… sin saber que te
Quedabas, desnudito, a pura piel.

Amigo mío,
Tal vez nadie lo alcance a comprender
Mas yo, que estuve en esa cárcel…
Te juro por mi vida, que no quiero
Volver.
¡Ay, si yo pudiera mutar de piel!


Raquel Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario