sábado, 5 de septiembre de 2009

NADA





NADA


Como una gota de lluvia que cae
derramándose en la inmensidad del mar
Como una brizna de arena en el desierto
que un soplo de viento puede alejar
Como molécula que se esparce fugaz
en éste mundo tan falaz y errabundo,
tan prescindible como la nada,
tan disoluto y tan banal…
Así siente el alma callada y presa
cuando nada encuentra
y vaga tristemente en soledad

Espíritus adormecidos en la noche
que no conforman los recuerdos
que no devuelven la paz
Acudan y aviven el misterio
prendan un halo en la oscuridad
Despejen las dudas y sus silencios
que todo sea renovado, diferente…
Que la mente adormecida
salude al Alba en su despertar.


Raquel Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario