martes, 27 de octubre de 2009

ROSAS AMARILLAS





ROSAS AMARILLAS

¡Mira mi amor!
He cortado las últimas flores del jardín
Cuatro rosas amarillas que hoy quiero
Regalarte a ti.
Ellas son la vida, la esencia, el símbolo
De aquellas semillas que planté para ti
Las he cuidado, protegido, las he regado
Con todo el amor, con esmero, con
Cuidado y todo lo hice pensando en ti.
Son la ofrenda de un corazón enamorado
De un cuerpo que se pierde en las caricias
De tu manos.
Son mi regalo, pétalos de tacto aterciopelado
Que elevan mi perfume hasta tu cuerpo
Varonil, tu torso despojado, tu boca sedienta
Tus ojos eclipsados
Hoy quiero amarte así, deshojando cada tallo
Perfumando cada poro con un beso alborotado
Seducirte, complacerte, elevar al infinito
El placer de ser amado
Sí, Hoy eso quiero, ser feliz
Mostrarte sin temor a equivocarme
Que no has de temer la vida, solo gozarla
Sentirla…
Tomar su elixir, naturaleza divina
Que hoy me lleva hasta ti, para volver a recrear
El hermoso anhelo de estar junto a ti.
Deléitate con esta rosa que ha renacido
Engalanada de suave y perfumada piel
Piel ardiente, piel amada, puro deseo
De sentirte, de sentir.

Raquel Herrero