viernes, 27 de noviembre de 2009

-EL MILAGRO DE TAREK-





"El milagro de Tarek"


En un lugar del mundo llamado Abisinia, había un hermoso palacio en el que vivían protegidos por sus guardianes los reyes Sharif y Laila. Estos tenían una hermosa hija llamada Nayat, princesa de Abisinia.
Los habitantes de Abisinia estaban felices con sus Monarcas que se preocupaban por el pueblo e intentaban que a ninguno de ellos le faltara trabajo para mantener a sus familias. Sin embargo, la felicidad no era completa, un hombre llamado Sattan, que envidiaba al rey por no ser tan poderoso, no les dejaba vivir en paz.
Sattan era un rico mercader que consiguió su fortuna robando y engañando a la gente de buena voluntad, que le compraba alfombras y otros enseres a plazos porque no tenían tanto dinero como él. Sattan dejaba que los pobres se llevaran lo que necesitaban, pero cuando iban a pagarle los plazos, les decía que habían tardado mucho en ir a pagar y entonces les cobraba el doble de lo que valía amenazando con prender fuego a sus casas y hacer daño a sus familias, si no pagaban.
Aunque poseía mucho dinero, Sattan no se conformaba y quería llegar mucho más lejos. Su sueño era hacerse con el palacio, derrotar a sus reyes y ser él quien gobernase al pueblo Abisinio. Para conseguirlo, utilizó gran parte de su fortuna y compró los servicios de todo un ejercito de soldados dispuestos a obedecerle sin rechistar a cambio de recibir altas sumas de dinero.
Sattan, cuyo nombre significa, Filo de espada, estaba dispuesto a utilizar su espada y matar, si fuera preciso, al que era su rey, pero no contaba con qué Sharif, el verdadero rey, tenía muchos aliados y además contaba con todos los habitantes del pueblo, que le querían y no dudarían en coger las armas para defender al rey y a su familia.
Mientras, la amenaza de Sattan tenía preocupados a nobles y plebeyos, sabiendo que éste cualquier día cumpliría la misma.
Pero en palacio, había alguien ajeno a todo esto.
La princesa Nayat, como joven que era, sólo pensaba en divertirse y ser feliz. No era consciente en absoluto del peligro que corrían ella, sus padres y todo el pueblo de Abisinia.
Aunque recibía una educación severa y muy estricta, con unas normas a seguir que bajo ningún concepto podían saltarse, ella se las ingeniaba para de vez en cuando hacer lo que le daba la gana.
Tenía completamente prohibido salir sola fuera de la fortaleza del palacio pues, aunque ella lo ignoraba, su vida corría peligro. Siempre tenía guardianes a la puerta de su dormitorio, por lo que salir de allí sin ser vista le resultaba muy complicado.
Nayat lo sabía y como era muy inteligente convenció a su niñera de toda la vida que ahora se había convertido por expreso deseo de sus padres en su institutriz y también en su confidente y amiga. Le pidió que le ayudara a salir de palacio sin ser vista.
Ambas decidieron que lo mejor era salir disfrazada de criada para que nadie la reconociese, pero tendría que burlar a los guardianes que custodiaban la puerta, luego por ahí no podía salir.
Nayat salió al balcón y decidió que saltaría uno por uno los balcones de palacio hasta llegar a las cocinas del reino que no eran vigiladas.. Desde allí se podía acceder fácilmente a un enorme huerto siempre sembrado con toda clase de hortalizas y verduras, en cuyos caminos se alzaban majestuoso, grandes árboles frutales que cubrían su hermoso y estilizado cuerpo protegiéndola de miradas indiscretas. Al final del arriesgado recorrido y ya fuera de peligro, su fiel niñera la esperaba sujetando las riendas de un bello caballo blanco de crines rojizas, de nombre Alazán, al que Nayat había cuidado con esmero y que por tanto, sería sin duda su mejor compañero de aventuras. Dispuesto a llevársela a galope si en algún momento se encontrara en algún apuro.
Con esa confianza y seguridad, la princesa abandonaba de vez en cuando su palacio y bajaba a lomos de su caballo hasta el lejano pueblo. Una vez allí, se perdía caminando por sus callejuelas como una más de sus habitantes. Visitaba el mercado, compraba lo que le apetecía en cada momento y charlaba con sus gentes sin que nadie sospechara que ella era nada menos que la hija de los Monarcas Sharif y Laila.
Antes de que la noche se echara encima, la princesa Nayat volvía a su palacio del mismo modo que lo había abandonado y nadie excepto su fiel niñera sabía de su secreto.
La princesa disfrutaba cada vez más con sus escapadas de palacio, por lo que estas eran cada vez más continuas. En una de ellas, recorriendo el gran mercado de Abisinia, se paró en uno de los muchos puestos que habían y se quedó unos minutos observando sus productos.
Era un puesto magnífico, seguramente el mejor de todos los que ella había visitado hasta ese momento. Cachimbas, alfombras, chilabas, muebles decorativos, espejos…en fin un gran numero de enseres que llamaron su atención.
No había demasiada gente comprando, por lo que la princesa Nayat se recreó a sus anchas mirando todo lo que le gustaba. Hasta que encontró en la misma esquina del puesto una colección de collares, pendientes, anillos y pulseras de madera algunos y otros de marfil. Todos labrados a mano con un vistoso a la par que hermoso colorido. Como princesa caprichosa que era, eligió los que más le gustaban y levantó la mirada buscando al dueño del puesto. No tuvo que buscar, porque un joven y apuesto mercader estaba justo frente a ella esperando a que eligiera su compra y a la vez admirando la belleza de una joven que hasta ese día él no había visto.
- ¡Buenos Días, señor! - le dijo Nayat - ¿Sería tan amable de decirme qué valen estos collares?
Yusef que, así se llamaba el mercader, contestó:
- Ojalá te los pudiera regalar, pues seguro que colgados en tu cuello lucirían mucho mas, pero me temo que mi padre me mataría y siento decirte que son muy caros para que una sirvienta como tú pueda comprarlos. Lo siento mucho concluyó Yusef.
Nayat, lejos de incomodarse por lo que Yusef le había dicho, y puesto que no podía rebelar su identidad, sólo se le ocurrió reír de buena gana para después contestar al mercader.
- ¡Bueno, es cierto que soy una sirvienta, pero tengo unos ahorros que quizás sean suficientes para pagar lo que me pidas!
Sirvienta y mercader charlaban animadamente y no se percataron de la llegada de un hombre de aspecto serio que sin mediar palabra, recriminó al joven por, según él, tener desatendido el puesto. Este hombre era el famoso Sattan, padre del joven mercader Yusef . Aunque todo el mundo le conocía, la princesa no sabía nada de aquel hombre, y mucho menos de que se tratara del enemigo número uno de sus padres. Así pues, sin ningún temor optó por defender al joven que estaba siendo tan amable con ella.
- Disculpe, señor, no regañe al muchacho, él simplemente estaba atendiendo a mis preguntas.
- El tiempo es oro, jovencita - contestó Sattan - y no se puede perder a no ser que quieras comprar algo.
- Bien, pues dígame, ¿qué valen estos collares?
- Trescientos Dirhams - contestó un poco airado el dueño de todo aquello -. Si quieres, puedes pagarlos a plazos.
Nayat, aún teniendo dinero suficiente, aceptó la oferta de Sattan pensando que así podría volver más veces para ver y charlar con el hijo del mismo.
Así fue como la princesa encontró motivo justificado para cada semana bajar de nuevo al pueblo.
Fueron pasando las semanas y Yusef cada vez que veía a Nayat se sentía más prendado de su hermosura por lo que, haciendo acopio de valor, se dirigió a la joven y le dijo que era muy hermosa y que le gustaría poder salir a pasear con ella. Nayat entonces contestó:
- Tú también eres hermoso, claro que me gustaría salir contigo, pero una princesa como yo no debe tener relaciones con gente plebeya. ¡Mi padre me mataría!
Yusef pensó que estaba de broma, pues él siempre la había visto vestida con el uniforme propio de las sirvientas y para él, Nayat era simplemente eso: una joven y bella sirvienta. Se le ocurrió contestar:
- ¡Tú eres mi princesa! Yo cuidaré de ti como tal. Claro, si tú me aceptas.
- Bien, estaré encantada de ser tu princesa.
Ambos se echaron a reír y a partir de entonces, sin que ella le contara nada más, comenzaron a salir juntos y se fueron enamorando el uno del otro.
Mientras ellos vivían una fantástica historia de amor, en el palacio de Abisinia, el rey Sharif mantenía reuniones continuas con sus consejeros y lacayos para conseguir de algún modo acabar con los enfrentamientos que durante años había sufrido su pueblo contra el terrible Sattan y su poderoso ejercito.
En ello estaban cuando uno de sus guardianes llamaba insistentemente a la puerta.
El guardia traía un mensaje escrito de puño y letra por el mismísimo Sattan. El mensaje decía:
Sharif, rey de los Abisinios. Te doy la última oportunidad para evitar que mi ejercito y yo mismo arrasemos con todo tu pueblo y tanto tú como ellos podáis vivir en paz.
Para conseguirlo, sólo quiero que me concedas para mi hijo Yusef, la mano de tu preciosa hija. Una vez desposados, mi hijo será tu sucesor, y tanto tu esposa, la reina, como tú mismo, viviréis cómodamente y sin problemas alejados de palacio sin que nadie os moleste jamás.
Es mi última palabra. Si no lo aceptas, te juro por el Dios Alá que destruiré tu pueblo y prenderé fuego a tu palacio cualquier noche mientras tu esposa , tu hija y tu mismo durmáis plácidamente.
Tienes un mes para darme la respuesta, o te aseguro que cumpliré mi amenaza sin miramiento alguno.
Sharif leyó atentamente el escrito, convencido de que Sattan cumpliría todas y cada una de sus amenazas si no accedía a su propuesta.
Consultó la propuesta de Sattan con sus consejeros y también con su esposa la reina Laila y después de horas de meditación, decidieron por el bien de su pueblo entregar a su hija como esposa de Yusef para evitar males mayores.
Sharif y Laila siempre habían pensado en casar a su hija con un príncipe que llevara como ellos sangre real, pero Sattan no les dejaba otra opción.
Esa misma noche, mientras cenaban con su hija, comunicaron a la misma su decisión. No le dieron opción para que fuera ella quien eligiese al hombre de su vida. Como princesa, no le quedaba más remedio obedecer a sus monarcas, aunque estos fueran sus propios padres.
Por primera ver en su vida, Nayat se sintió la mujer más infeliz del mundo. No pudo reprimir sus lagrimas y desconsolada, pidió permiso para retirarse a sus aposentos. Una vez allí, contó a su fiel niñera lo que le había pasado y le advirtió que jamás se casaría con un desconocido, porque ella estaba enamorada de un joven mercader con el que estaba dispuesta a huir si sus padres la obligaban a casarse con otro hombre. De nada le sirvieron los consejos que su niñera quiso darle pensando en que lo mejor que podía hacer era obedecer, casarse con el hombre que habían elegido para ella y olvidarse de su mercader para siempre.
Durante toda la noche, estuvo planeando su escapada de palacio dispuesta a no volver jamás. Sabía perfectamente cómo salir de allí sin ser vista, por lo que una vez recogidos sus enseres personales huyó a lomos de su fiel corcel.
Todo esto sucedía en palacio mientras Sattan comunicaba a su hijo las intenciones de hacerle rey uniéndole por la fuerza a la princesa Nayat.
Yusef no era como su padre, él era bueno y honrado. Carecía de la avaricia desmedida de su progenitor. No necesitaba para nada el poder, sólo necesitaba el amor de aquella humilde sirvienta por la que estaba dispuesto a dar la vida. Sin embargo, no se atrevía a contradecir a su padre, le conocía bien y sentía cierto temor en su presencia.
De cualquier modo, Yusef tampoco estaba dispuesto a obedecer a su padre casándose con una mujer a la que ni conocía ni amaba por muy princesa que fuera.
Yusef y Nayat tomaron la decisión de mantener su amor a toda costa y así lo hicieron, huyendo juntos sin decirle nada a nadie. Tampoco se contaron quiénes eran en realidad ni lo que sus familias pretendían hacer con ellos. Simplemente marcharon decididos a vivir su amor en otro lugar.
No se imaginaban que con su decisión provocarían entre los suyos feroces enfrentamientos.
Por un lado, los reyes de Abisinia con la extraña desaparición de su hija, pensaron que Sattan, el cruel y malvado Sattan, la había secuestrado para hacerles todo el daño posible. Pero por otro lado, Sattan pensaba lo mismo respecto a la desaparición de su hijo Yusef estaba convencido de que había sido secuestrado por el ejército de los monarcas y de que lo tenían retenido en palacio para vengarse de él.
Ninguno de ellos creía en la palabra del otro, por lo que ambos, con sus soldados bien preparados, iniciaron una terrible batalla sin sentido en la que morían miles de personas inocentes cada día. Aquello no parecía tener fin, el deseo de venganza de ambos era desmedido, hasta tal punto que llevaban un año entero luchando y ni Yusef ni Nayat aparecían por ningún lado. Todos los pueblos del reino de Abisinia se iban implicando en el conflicto, las bajas eran muy grandes y el rey ordenó a nobles y plebeyos luchar si era necesario hasta morir.
Así fue cómo un día Nayat y Yusef, que vivían en uno de los pueblos más alejados de Abisinia, se enteraron del tremendo conflicto que mantenían sus familias.
Hasta ese día ellos habían sido muy felices y cómo fruto de su amor, nació el pequeño Tarek. Hasta entonces, ninguno de los dos había confesado al otro quién eran verdaderamente, pero se dieron cuenta que había llegado el momento de decir la verdad.
Fue Nayat la que, con el pequeño Tarek en sus brazos, le dijo a Yusef:
- Yusef, amor mío, ¿recuerdas cuando me decías que yo era tu princesa?
- ¡Claro que sí, Nayat, tú serás siempre mi princesa!
- Así es, amor mío. Nunca quise decirte quién era en realidad por que tenía miedo de que entonces no me quisieras, pero yo soy Nayat, hija de Sharif y Laila, los reyes de Abisinia. Huí de Palacio porque querían obligarme a casar con el hijo de un rico y malvado mercader llamado Sattan, que al parecer quería a toda costa destronar a mi padre y que su hijo fuera el sucesor y a la vez mi esposo.
- ¡Amada mía! Yo también tengo algo que decirte. ¿Recuerdas a mi padre, ese hombre que en una ocasión te vendió los collares que llevas a plazos?
- Claro, cariño, lo recuerdo perfectamente.
- Bien, pues ese hombre es al que tu llamas malvado mercader y cuyo nombre es Sattan, es mi padre. Yo soy el hijo de Sattan. Mi padre también me quería obligar a casar con la hija de los reyes de Abisinia, pero yo sólo te amaba a ti, por eso no te dije nada, pues la maldad de mi padre te haría huir de mí para siempre.
Ambos entonces se abrazaron fuertemente derramando lágrimas de felicidad y a la vez de pena al darse cuenta de que al no haber sido sinceros el uno con el otro, habían provocado sin intención una guerra que quizá, si hubieran aceptado las ordenes de sus progenitores, hubieran evitado.
Tenían que hacer algo para que aquella absurda batalla terminase. Debían y querían conseguir que las familias de ambos hicieran las paces, devolviendo a su pueblo la felicidad perdida hacía ya demasiado tiempo.
Yusef y Nayat empaquetaron sus enseres, cogieron a su bebé y emprendieron el camino de regreso al pueblo de Abisinia.
Después de días de camino, llegaron al atardecer a su pueblo natal, casi no lo reconocieron. A cada paso que daban sólo encontraban edificios derruidos, gentes desoladas y perdidas, entre sus calles estrechas y empinadas, sin saber a dónde ir. Niños llorando de hambre y frío, muchos de ellos solos o acompañados de mujeres que derramaban lágrimas y gritaban el nombre de su Rey, al que pedían terminase con aquella tragedia.
Nayat y Yusef sintieron entonces un profundo dolor, dolor que su pueblo estaba padeciendo y del que ellos se sentían responsables aún que no fueran ellos los culpables sino sus padres, que por diferentes motivos provocaron una guerra cruel, injusta, sin ningún sentido y que jamás arreglaría ningún problema por grande que fuera este. En la guerra no hay vencedores ni vencidos, nadie gana, todos pierden. Pierden padres, hermanos, hijos, amigos, pierden sus hogares, sus puestos de trabajo, pierden su pan de cada día, pierden su paz y su felicidad, lo pierden todo a cambio de nada.
Nayat y Yusef pensaron con rapidez en la única solución posible para poner fin al conflicto. Ambos miraron al niño que tenían en sus brazos y creyeron que él, el pequeño Tarek, sería la salvación para todos.
Junto a su bebé, se encaminaron a palacio decididos y confiados. Cuando llegaron, Nayat entró a los aposentos de sus padres. Contó su historia de principio a fin y, después de pedir perdón por el daño que su huida hubiera causado, mandó entrar a Yusef con su hijo en los brazos. Por primera vez en mucho tiempo, los reyes se sintieron felices e ilusionados con su nieto y con la vuelta a palacio de su hija. Nayat dijo entonces:
- Amados padres, no voy a quedarme con vosotros. Mi esposo, nuestro hijo y yo, nos marcharemos ahora mismo y siento deciros que no volveréis a ver a vuestro nieto hasta que no consigáis hacer las paces con Sattan, porque ahora él al igual que vosotros tiene un nieto que lleva la misma sangre. Todos seremos una gran familia y juntos conseguiremos que nuestro pueblo vuelva a vivir en paz.
- ¡Está en vuestras manos!
Sin decir una palabra más, salieron de palacio dirigiéndose al hogar de Sattan.
En esta ocasión fue Yusef quien entró solo en la casa de su padre, dispuesto a enfrentarse a él de una vez por todas. Sattan siempre pensó que a su hijo lo habían secuestrado, por lo que al verle imaginó que su ejército por fin habría conseguido liberarle.
Yusef le contó la verdad de la historia e hizo pasar rápidamente a su esposa e hijo, antes de que a Sattan le diera tiempo de reaccionar.
Por primera vez en la vida este hombre, egoísta y malvado, se vislumbró un rayo de ternura al ver a su nieto. Le cogió en brazos y lloró como si fuera un niño.
Se le veía feliz cómo jamás en la vida, por lo que Yusef aprovechó el momento y le dijo:
Padre, este niño lleva tu sangre, pero también lleva la sangre de los reyes Laila y Sharif, ellos son sus abuelos al igual que tú, por lo que te pido que hagas las paces con ellos para que todos juntos podamos ser una gran familia. De otro modo, si no accedes, Nayat, nuestro hijo y tu nieto, y yo nos marcharemos y no volverás jamás a verlo. ¡En tus manos está!
Sin decir ni una palabra más, salieron de la casa.
Los futuros reyes de Abisinia, se dirigieron entonces a la plaza del pueblo y allí se quedaron esperando que ocurriera el milagro.
El sol estaba a punto de perderse en el horizonte cuando dos jinetes a lomos de sus caballos galopaban a lo lejos en dirección a donde ellos se encontraban.
Detrás de los jinetes, una enorme polvareda les hizo presagiar que no venían solos, sino con un enorme ejercito detrás.
En un principio, Yusef y Nayat se asustaron abrazándose a su hijo con la intención de protegerle. Pero rápidamente, se dieron cuenta de que aquellos hombres a caballo eran el rey Sharif y el famoso mercader Sattan.
Ambos habían hecho las paces y juntos fueron a buscar a su nieto al que no querían perder por nada del mundo.
Arrodillados ante sus hijos, pidieron perdón y juraron por su Dios Alá que devolverían la paz a su pueblo. Juraron que repartirían sus bienes para que ninguna familia pasase hambre de nuevo y nombraron a Nayat y Yusef reyes de Abisinia. Desde ese momento y en adelante, sólo querían ejercer como abuelos. Abuelos del príncipe Tarek que con su inocencia, había conseguido el milagro.

Y colorín, colorado este cuento se ha terminado.
¡Felices sueños!


Raquel Herrero Alverola