viernes, 24 de septiembre de 2010

Y SUCEDE QUÉ

Y SUCEDE QUÉ


Contigo, solo contigo

He podido crear un mundo a mi medida

Llorar, cuando lo manda mi aflicción

Callar, ante absurdos discursos de causas o razón

Romper mi silencio al escuchar tu voz

No fingir, ésta, mi humana condición

Contigo, solo contigo

Sobran los secretos y huelgan los testigos

Cuando emanan de mi boca

Lo que dicen mis sentidos

Cuando el corazón se nutre de latidos

Esos, que se aceleran y enmudecen

Entre tu cuarto y el mío

Contigo, solo contigo

El calor de mi piel, nunca fue fingido

La humedad de mis labios

Se volvió, acuosa miel

Para aferrar dulcemente tus labios a los míos

Se elevaron los senos como altar florecido

En busca de tus rezos, suspirando su rocío

Contigo, solo contigo

Camino descalza, desnuda de abrigo

Si me llamas acudo y si no, estoy contigo

No hay llama que arda como este cuerpo prendido

Ni arroyo más constante, ni manantial mas fluido

Que los que nacen del verbo; deseo hacerlo contigo

Contigo, solo contigo

Que se me paren los pulsos

Si es mentira lo que digo

Contigo, solo contigo



Raquel Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario