domingo, 5 de diciembre de 2010

UNA ESPAÑA QUE DUELE


UNA ESPAÑA QUE DUELE


Hoy me duele esta visión

Que a mi ojos enceguece

Hay una España perdida

Con metas, pero sin caminos

Una España que aun se crece

De enarbolados remolinos

Laberintos sin salida

Aguas, entre ríos tintos



Hoy me duele el sentimiento

De una España madre que ha parido

Mientras sus hijos vagan,

Deambulan, como peregrinos

Sorteando suertes

Macerando las vides de sus vinos

Antes de sembrar el grano

Donde siquiera la cava ha florecido



Hoy me duele esta España

Que se ha colmado de excesos

Sin ninguna garantía

Sin trabajo, sin esfuerzo, buscando

El refuerzo de la moneda herida

Una España que baila,

Mientras la otra suspira,

tratando de arrancarle al aire

sustento para su agonía

un mendrugo de pan

una techumbre sombría

un pecho qué amamante

la sed que arrastran de por vida.



Hay una España que se rebela

Acostumbrada a la buena vida

Y hay otra España que vela

La incontinencia de su mentira

Una España desde niña laboriosa

Cuando el hambre rondaba en cada esquina

Y ahora esta España me duele

Pasado el tránsito de aquellos días



Hijo…, Queda mucha tierra virgen

Hijo…, Busca la senda perdida

Hijo…, Labra tu fecunda tierra

Hijo…, Elige bien la semilla

Hijo…, Esa, será tu cosecha



Raquel Herrero