lunes, 19 de septiembre de 2011

LO BUSQUÉ

LO BUSQUÉ


Busqué su nombre en esta bendecida tierra

Lo busqué, en cada piedra del camino

En cada senda

Bajo el agua del caudaloso rio, en el hastío

de mis tardes somnolientas, lo busqué;

Desgastando mis suelas

Escalando la empinada roca. Delirando,

Tal vez loca…

Busqué la huella de lo que toca, su mirar,

sus andares, la palabra rota

Su cabello, su esfinge, su boca

Sí, lo busqué

En partículas de viento, en todo momento

Bajo el sauce entristecido, entre mis dedos

de frío, ateridos

En aquel invierno infernal. En primavera

Cuando las aves parecen regresar

Lo he buscado en las esperas, en la voz primera

En el aliento que su aliento me da

Entre ensueños y quimeras

Entre sábanas de raso. En mi triunfo

En mi fracaso

Al ocaso de Sol, a la luz de un farol

Entre risas y llantos, melodías y cantos

Notas ociosas de un viejo acordeón

Lo busqué, en inhóspitos lugares

Entre lagares

En la prisión donde duerme

lo que alguien condenó.

Entre gestos amables, en el fruto deseable

En el perfume de una flor

Lo busqué;

En el tiempo omnipresente, entre la gente

Y en este latido silente

Qué, agonizando siente, que busca un nombre

Que jamás existió.



Raquel Herrero