lunes, 12 de diciembre de 2011

AMBIVALENCIA

AMBIVALENCIA


Se asemeja a la hoja en la que escribo

vacía, como un inmenso desierto

como las noches oscuras

donde no queda ni huella

visualizando un destino.

Algo así, se siente cada día

en este corazón lacerado;

Donde la mente obtusa y quebrada

no alcanza, ni comprende

el porqué de una puerta que se mantiene

regia y rigurosamente cerrada.

¿Será tal vez su ceguera, su inopia,

su noble madera?

Peldaño a peldaño

se fue subiendo esta escalera

su vertical empinado

para llegar a este abismo

donde la nada queda.

El oleaje de la vida

zarandea con fuerza, sin medida

destruye cada equipaje preparado

cada estela de luz

de esta ciudad sombría

donde la necedad, se asoma haciendo gala

de una y mil bocas que porfían

su geografía dispersa

recreándose en la herida.

En esta sociedad ambivalente

el todo y la nada

se entrelazan día a día

y yo reniego y te sigo

Persiguiendo...,

las razones de la mía.

Raquel Herrero