sábado, 12 de mayo de 2012


INTEMPORAL

Devuélveme  el  minuto
en  el  que  mi  delirio  extrajo  la  cordura
y  juré  amor  eterno  en  plenitud
Para;  de  una  vez  y  por  siempre
ese  maldito  reloj  que  has  conjurado
con  un  extraño  brebaje   
No  quiero  más  dosis,  de  la  una  a  las  tres
Me  produce  insomnio,  temblor  febril
Olvida  mi  nombre
para  que  yo  pueda  olvidarme  de  ti

Se  ha  helado  el  curso  de  mis  venas
su  rojo  color  se  ha  vuelto  añíl
Si  en  algo  me  valoras
libérame  de  sus  cadenas
y  a  mi  conciencia  plena
déjala  partir

Ya  no  guarda  su  equilibro
Cómo  junco   en  vendaval  se  tambalea
Dejemos  el  celibato,  para  clérigos  de  escuela
Bebo  la  vid  de  la  vida
reniego  de  este  contrato
Ya  no  quiero  ser  reo,  ni  juez
ni  víctima  de  un  victimario

Aun  estoy  desvelada
y  pasaron  las  tres.

Raquel  Herrero
-->