domingo, 16 de junio de 2013

YA NO QUIERO SER



YA  NO  QUIERO  SER

Si  paseo  por  el  mundo,
sé  que  voy  a  darme  cuenta
de  mi  estúpida  necedad.
Llamando  a  sus  mentiras
un  acto  de  delincuencia.
Sé,
que  mis  lágrimas  derramadas  una  a  una
no  tienen  consistencia.
Que  son  vanos  sufrimientos  de  poeta,
que  a  la  vuelta  de  la  esquina
se  abren  y  se  cierran  otras  puertas.
Si  me  permito
dejar  de lastimarme,  con  ese  afán
por  si  algún  día  decides  que  regresas;
Tal  vez,  encuentre  honestidad
y  deje  de  fingir  que  tu  presencia
nunca  me  hizo  mal.
Ya  ves,
en  este  preciso  momento
me  doy  perfecta  cuenta
de  que  hay  un  mundo  que  no  diferencia
el  mal  ajeno,  de  su  propio  mal.
Veo,  cadenas  de  metal  acerado.
Rostros  que  por  lustros  han  sufrido
ese  mal  de  vivir  encadenados
y  ahondo  en  su  mirada
y  ni  una  lágrima  queda  ya.
De  qué  puedo  quejarme.
Si  he  vivido  ciega  en  tu  lago  de  espejismos.
Si  yo  misma,  lamía  tus  besos  en  dentelladas.
Si  me  encerré  dentro  tuyo,
en  una  oscura  morada,
creyendo  que  mi  dolor
entre  la  carne  densa,  efímera,  inexistente,
todo  mal,  de  mí  se  alejaba.
Ay,  sé  que  no  puedo  prometerte
No  morir  de  ti  enamorada.
Pero  te  juro,  que  mi  esencia
ya  no  danzará  tras  de  la  tuya,   alborotada.
He  abierto  los  ojos  al  mundo
y  por  vez  primera
llaman  mi  atención  otras  miradas.
Ve,  con  tu  mucama;
Oculta  entre  silencios
la  perfidia  y  la  lujuria  que  bien  sé
te  embriagan.
No  desnudo  mi  cuerpo  esta  vez.
Tan  solo  es  mi  sed,  que  sin  perjuros
promete  la  abstinencia  de  tu  ser
No  quiero  ser  más  nada…
No,  ya  no  quiero  ser.

Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario