domingo, 13 de octubre de 2013

CRÓNICA DE LA DESILUSIÓN

CRÓNICA DE LA DESILUSIÓN España, un País de contrastes, de diversidades absolutas, propias de cada región, de cada lugar desde donde sus habitantes logran ser iguales y al mismo tiempo diferentes. España, atravesada por un sinfín de batallas y conquistas. Atravesada por una guerra que parte en dos mitades al hombre y su esencia. El pasado, cubierto de Gloria y de sangre. Labrado con el sudor de muchos y el improperio y la avaricia de otros. ¿Qué parte de este mundo nuestro, no ha conocido la desigualdad, el abuso de los poderosos, la necedad de los prepotentes, la ira de los justicieros o la injusticia en manos vacías de la honradez? Pero vivimos, (vivo en España) esta España que por momentos se une a la desesperanza, una España que ha caído en la más temible ambigüedad, el miedo. Y es ese mismo miedo el que nos paraliza, el que consigue que nos movamos como conejos asustados, dando brincos hasta nuestra madriguera, aunque en ella no encontremos más que paredes de barro y agua. Somos la generación intermedia, aquella que pareciera haber nacido para solventar el futuro de los otros y a la vez el suyo propio. Los que nacieron en la plenitud de la posguerra de la mísera e indescriptible posguerra, supieron desde infantes, cuál era su cometido… Aprender a leer y a escribir, a sumar, restar, multiplicar y dividir en un tiempo privilegiado y contado por horas, minutos y segundos que no se podían desaprovechar. El resto del tiempo, ayudar en las tareas familiares, por más ingratas, deplorables o abusivas que estas fueran. Los hijos parecían venir al mundo, no para ser cuidados, atendidos, alimentados y supuestamente deseados y amados. Los hijos llegaban para aumentar el patrimonio, para repartir el peso que llevaban los padres, los abuelos. La tierra, la mar, el campo, la montaña, el hogar, “bendito hogar” era sustentado con la ayuda de muchas manos pequeñas que debían ganarse el chusco con el que se alimentaban. La necesidad obliga, decían los mayores… Y así, España, hacía el enorme esfuerzo de su reconstrucción, la lucha diaria por conseguir un País más justo, más humano, más equitativo para aquellos que habían de precedernos en la vida. Tras cuarenta años de Dictadura, gobernados por la tiranía, un halo de luz se reflejaba en el horizonte. A él se aferraban los habitantes de un pueblo grande, qué unido desde siempre por la miseria y el sufrimiento, apostaba por un futuro mejor para su descendencia. La fortuna no estaba al alcance de cualquiera, sin embargo la esperanza permanecía, permanecía el coraje, el orgullo, las ganas de salir adelante, así fuera trabajando de Sol a Sol. De pronto, como si de un mal sueño se tratara, ese País donde por fin, trabajo, salario, educación, sanidad y todos los demás derechos que nuestros antepasados y nosotros mismos trabajamos, estaban conseguidos, estables, equitativos para una gran mayoría de los ciudadanos, gobernados con las mejores siglas. Por fin España, alcanzaba ese estado de bienestar y progreso, cuando La Democracia se instauraba como estado de derecho. ¡Ni un paso atrás, después de tanta lucha! Poco o nada imaginamos de la trama y argucia de nuestros gobernantes, cuya máscara de servidores de la Patria, estaba a punto de caer de sus rostros para dejarnos una visión desgarradora de cuales era sus verdaderas intenciones. La actual generación, “sabía demasiado”, sus pasos firmes y seguros habían alcanzado un nivel tal alto, que hacían peligran el dominio y control de aquellos que desde siempre se creyeron superiores. La pobreza, había disminuido hasta hacerse casi inexistente. El analfabetismo, estaba bajo control, gracias a una Educación libre y esmerada. Cualquier ciudadano tenía derecho a la misma, del mismo modo que tenía derecho a una Sanidad pública y gratuita o de bajo coste. Todas las familias eran atendidas en sus necesidades básicas. Vivienda digna, empleo y sueldo dignos y por tanto una calidad de vida que le permitiría sentirse como ciudadano libre e integrado en la sociedad con sus derechos y obligaciones. Un crecimiento social y humano al que cualquier ciudadano del mundo puede y debe de tener acceso. ¿Cómo permitir “tamaño disparate”? Siempre hubo, ricos y pobres, patrones y empleados, listos y tontos, nobles y plebeyos. Chozas y palacios, terratenientes y campesinos… ¿Cómo frenar este desajuste que implica perder nuestra condición de poderosos, de mandatarios, de jefes o presidentes de Estado, cuyas órdenes debe acatar el pueblo? Y otra vez se impone, la Cultura del miedo. Restringiendo a límites insospechados, los derechos del otro. Si obedecemos, tal vez con suerte y sacrificio, (olvidados), podamos entregar a nuestros hijos un pedazo de pan. Si no lo hacemos, el castigo será dejarnos a la intemperie, con el cielo raso o encapotado como único lugar para exhalar nuestro grito de terror. Y aquí seguimos, en silencio…, resignados… en esta España que nos quieren arrebatar. Nunca fuera más cabal y acertada la frase de: ¡España, un País de Pandereta! Raquel Herrero