miércoles, 15 de enero de 2014

DE VUELTA


 
DE  VUELTA

 

Volveremos  a  vernos

cuando  sea  capaz  de  deshacer

este  nudo  marinero  que  amarrado

a  mi  cuerpo  no  me  deja  volver.

Será  entonces,  sólo  entonces

cuando  desnudo  el  universo

me  haga  participe  de  su  ser.

 

Volveremos  a  vernos

cuando  este  obstinado  vendaval

deje  de  circular  por  el  agravio  conjugado

y  yo pueda  salir  de  su  letargo

renovada  como  el  mismo  aire

para  volverme  a  enamorar.

 

Volveremos  a  vernos

cuando  la  ruta  deje  de  estar  delimitada

y  se  afane  la  llama

en  nuestros  cuerpos  caldear;

Lejos  de  la gloria  o  de  la  fama

Huidos  de  la  eterna  tempestad.

 

Sí,  volveremos  a  vernos

porque  hay  un  verso  que  escapó  de  mi  boca

y  cruzando  el  océano

perdió  su  destino,  su  nido,  su  hogar

y  no  pudo  fabricar  un  semejante

y  el  verso  caído  oculta  su  sal.

 

Volveremos  a  vernos

cuando  ese  perdón  indulgente

se  haga  presencia  y  comprenda

qué,  fue  su  excelencia

testigo  y  alivio  de  toda  maldad.

 

Volveremos  a  vernos

quizás  en  otro  estado,  en  otro  tiempo;

Híbridos  de  un  mundo  equivocado.

Nunca  debió  de  ser  plausible

las  canas  en  la  sien,  el  frío  de  la  piel,

la  vista  enceguecida,  el  olvido  del  ayer.

 

Volveremos  a  vernos

Ebrios  de  lunas  de  miel

Insurrectos  ante  la  vorágine

que  destruye  el  idilio,  fetiche  del  placer

por  entrelazar  las  manos,  mientras…

…amigo,  amante,  hermano,  sueño

perdurable

ya  forman  parte  de  un  mismo  ser.

 

Raquel  Herrero 

No hay comentarios:

Publicar un comentario