domingo, 26 de marzo de 2017

REDUCTO COMPLEJO



REDUCTO  COMPLEJO

Desde  siempre  con  el  miedo  a  las  espaldas
Temiendo  la  hondonada  de  la  herida
que  ya  ni  siquiera  sangra
pues  ya  no  queda  flujo
en  esa  muerte  de  vida.

Transgresora  la  conciencia
admite  pecados  que  fueron  mentira.
Escudos  para  el alma  liviano,
gritos  contenidos,  dualidad  fingida.

Cuan  inclemente  es  la  apertura  de  lo  humano
Cuanto  fracaso,  hincada  la  rodilla
Cuanta  la  levedad  del  hombre
en  este  laberinto  que  busca  la  salida;
y  horadada  de  engaño
nos  vuelve  a  la  misma  vía.

Permíteme  claudicar  en  la  experiencia
Ser  la  voz  de  los  que  llaman.
De  los  que  piden  auxilio  y  a  su  vez
son  portadores  de  pertinaz  sordina.
Ser  víctima  y  victimaria
en  esta  escuela  cuya  secuela  no  se  olvida.

Vivo,  creyente  de  la  fe  debida.
En  angustiosa  espera,  recalando
que  todo  acontecer  me  pertenece
cuando  se  hacen  luz  y  sombra
la  falacia  y  propiedad  de  quien  la  estima.

Y  vuelvo  a  repetirme  en  el  discurso.
Y  le  nace  algún  vocablo  a  mi  poesía.
Y  lloro  sonriente,  mientras  amamanto
lo  que  yo  he  parido  y  adoptado
como  dogma  sagrado
en  esta  cultura  morbosa  y  atrevida.

Rindo  tributo  y  alargo  hasta  que  rompa
mi  agonía.


Raquel  Herrero